El gobierno de Brasil aseguró hoy que dos camiones con alimentos y medicinas lograron ingresar a Venezuela a través de la frontera en el estado de Roraima, mientras que las caravanas desde Colombia suspendieron sus intentos para cruzar tras la agresión que sufrió un diputado venezolano.

En un comunicado, la Presidencia de Brasil reportó "el éxito" de la operación para transportar alimentos y medicinas a Venezuela y anunció una segunda fase de envio de suministros.

El ingreso de la ayuda humanitaria desde territorio brasileño se produjo en medio de un clima de tensión, luego que el gobierno de Nicolás Maduro anunció el pasado jueves el cierre de la frontera con Brasil.

"La Presidencia de la República informa que la participación del gobierno brasileño fue exitosa en reunir y transportar las donaciones hasta el destino de distribución. Los dos primeros camiones enviados por Brasil cruzaron la frontera, adentrando el país vecino, sin incidentes en la travesía", añadió el texto.

A pesar de reportar la ausencia de incidentes, la Secretaría brasileña de Salud informó que los hospitales de Roraima han atendido desde el viernes a 13 venezolanos heridos en enfrentamientos en localidades fronterizas.

En Colombia, en tanto, las autoridades ordenaron suspender los intentos de entrada de los camiones, ante la imposibilidad de superar la valla militar en la zona fronteriza con el estado de Táchira, pero advirtieron que retomarán las tareas mañana domingo.

El anuncio se produjo luego que el diputado de la Asamblea Nacional (congreso) de Venezuela, el opositor José Manuel Olivares, fue agredido de un golpe en la cara por un desconocido, incidente divulgado por el canal informativo digital VPItv.

Minutos antes del percance, Olivares aseguró a la multitud que se encontraba en el paso fronterizo que mantendrían sus esfuerzos para lograr el ingreso de los camiones con la ayuda humanitaria hacia Venezuela, el cual había sido impedido por militares apostados en el lugar.

En la localidad de Ureña, en los límites entre Colombia y Venezuela, fueron quemados tres de los cuatro camiones con ayuda humanitaria que habían logrado llegar al puente fronterizo, donde los enfrentamientos entre opositores y miembros de la Guardia Nacional venezolana han dejado 42 heridos.