Instan a reforestar con especies nativas área metropolitana de Monterrey

Para contribuir a la protección del medio ambiente, la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) recomendó reforestar el área metropolitana con especies nativas, como ébanos y encinos.Javier Jiménez...

Para contribuir a la protección del medio ambiente, la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) recomendó reforestar el área metropolitana con especies nativas, como ébanos y encinos.

Javier Jiménez Pérez, especialista de la Facultad de Ciencias Forestales de la UANL, resaltó que en la metrópoli regiomontana los problemas de calidad del aire son cada vez más frecuentes y por ello un árbol representa un verdadero tanque de oxígeno.

Aún más si siembras en tu hogar una especie nativa de la región, pues no sólo tendrás más aire limpio, sino que ayudarás a la restauración del ecosistema del área metropolitana de Monterrey, afirmó.

En un comunicado, expuso que todo árbol tiene como función principal producir oxígeno, pero los nativos cumplen con este proceso de manera más eficiente, debido a su adaptación con el medio ambiente.

“Un árbol nativo absorbe el bióxido de carbono, te fija el carbono en la madera y te libera el oxígeno”, dijo. Refirió que “una planta exótica batalla mucho, no pueden en la ciudad hacer esto, o lo hacen de manera muy abrupta, sin sentido”.

Por planta exótica, explicó, se considera toda la vegetación que ha sido adaptada a un ambiente diferente al de su origen.

En el caso de Nuevo León, la variedad de árboles nativos se compone de encino siempre verde, ébano, anacahuita, mezquite, palo blanco, anacua, y diversos tipos de coníferas, detalló.

Manifestó que, entre las ventajas de estas especies está que, una vez regadas adecuadamente los primeros tres o cuatro meses posteriores a su plantación, no requieren un mantenimiento extra para que sigan creciendo.

Tampoco necesitan un cuidado especial para evitar que sean atacadas por los insectos, como es el caso de las plantas exóticas, indicó.

Además, dijo, estos árboles representan todo un ecosistema para la fauna silvestre de la región, pues las características de sus frutos y hojas permiten una mayor interacción con los animales.

“En los fresnos no hay aves, porque el fruto del fresno no sirve, en cambio, si les pones encinos van a llegar las ardillas, van a llegar las aves; si les pones ébanos, van a llegar también a comerse los frutos”, expresó.

Expuso que la importancia de la arborización es tal que, a nivel internacional, la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda que en las ciudades haya al menos nueve metros cuadrados de área verde por habitante.

Esto puede traducirse a que se necesitan tres árboles maduros por humano para poder vivir en el planeta, dijo.

Destacó que, en la Facultad de Ciencias Forestales de la UANL, una de las labores principales es la producción de árboles de la región, los cuales se donan al público en general para ayudar a la reforestación de la ciudad.