Personal del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés) visitó esta frontera a donde acudió para constatar las condiciones en las que son atendidos los menores migrantes que forman parte de la caravana centroamericana.

La directora global de Comunicación Unicef, Paloma Escudero, aseguró que Unicef cuenta con apoyo legal importante para garantizar en el caso de los niños no acompañados que conozcan sus derechos y soliciten asilo o que tengan un acompañante legal en el proceso migratorio.

Recordó que los niños integrantes de las caravanas de migrantes centroamericanos, así como sus familias, salen de las situaciones de pobreza que imperan en su país y llegan a Tijuana en una situación muy deteriorada.

Indicó que se buscan alternativas para que todos los niños permanezcan con sus familiares, así como que se les respete el derecho a la salud, el acceso a la educación y un sitio seguro mientras se espera que su situación migratoria se solucione.

Aunque muchos de esos migrantes se han podido acoger a una visa humanitaria, en tanto la situación de los menores en Tijuana es que mientras se puedan encontrar estas vías de regularización y se puedan acoger a asilo, conozcan cuál es la vía legal para poder hacerlo.

Destacó la importancia de que se identifique al menor no acompañado que esté en cualquier parte del país o en Tijuana, debido a que estos menores deben de ser apoyados de una manera especial, pues en varios casos se encuentran en riesgo de ser víctimas de trata o violencia.

El personal de Unicef visitó la casa Paseo de la Juventud en esta frontera, como parte de un recorrido por varios albergues en México para conocer de primera mano la situación en la que se encuentran los menores migrantes y sus familias.