La falta de recursos económicos para comprar útiles escolares, pago de pasajes y de inscripciones fue el factor principal para que 49.7 por ciento de estudiantes dejaran inconclusa su vida académica, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Deserción Escolar en la Educación Media Superior a febrero de 2018.

En este marco, GNP Seguros consideró que el esquema de ahorro del seguro educativo representa un respaldo económico para que los alumnos tengan la posibilidad de continuar con sus estudios sin que se vean interrumpidos por temas económicos.

En un comunicado, la aseguradora refirió también datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), al revelar que alguien que concluyó la licenciatura gana, en promedio, 80 por ciento más que una persona que solo terminó el bachillerato.

Lo anterior además de que estudiar una licenciatura, en promedio, reduce en 51 por ciento el riesgo de estar empleado en el sector informal respecto al bachillerato.

De acuerdo con la cartera vigente de GNP Seguros, al cierre de 2018 contaba con más de 652 mil pólizas vigentes del Seguro de Vida Individual, de las cuales 24.5 por ciento cuentan con un componente de ahorro y de éstas 9.38 por ciento corresponden al seguro educativo.

La firma de seguros subrayó que en 2018, pagó más de mil 800 millones de pesos correspondientes a las pólizas Profesional, seguro de vida con componente de ahorro para la educación, que cumplieron el plazo de ahorro contratado.

Es decir, este monto de ahorro es de Asegurados que podrá usar el ahorro generado para solventar los gastos de educación de los hijos normalmente, pero en algunos casos también nietos.