El director de la Organización Internacional del Trabajo, Guy Ryder, llamó a los países que integran al organismo, incluido México, que es miembro desde 1931, a fortalecer el diálogo social con el objetivo de construir un proyecto viable para el futuro del trabajo.

Al presentar el informe de la Comisión Mundial de la OIT, señaló que para este propósito se definieron tres ejes: invertir más en las capacidades de las personas; en las instituciones del trabajo, así como en trabajo decente y sostenible.

“Lo que estamos proponiendo es ser atrevidos para poder construir un proyecto viable para el futuro del trabajo; y por lo tanto esperamos con interés las discusiones sobre el futuro del trabajo, que tendrán lugar en sus países miembros”, expuso.

Las nuevas tecnologías, el crecimiento demográfico, el cambio climático y la globalización gravitan sobre el mundo del trabajo así como en la calidad del empleo, advirtió.

Por ello, consideró necesario mirar hacia el futuro y presentar propuestas viables para hacer frente al gran desafío que se avecina.

Durante el Foro Tripartito Nacional para la Discusión sobre el Futuro del Trabajo, representantes del gobierno federal y de los sectores patronal y obrero firmaron un memorándum de entendimiento para poner en funcionamiento el Marco de Cooperación Técnica de la Organización Internacional del Trabajo Decente para México, en cual está dividido en cuatro ejes.

Dichos ejes son la promoción del trabajo decente para los jóvenes, el fortalecimiento del sistema de seguridad social, el cumplimiento de las normas del trabajo, así como el fortalecimiento del diálogo entre gobierno, empleadores y trabajadores.