En Ecuador la venta de automóviles fabricados en China ha registrado un importante crecimiento en los últimos tres años, hasta llegar al tercer lugar nacional, lo que se debe a sus precios, calidad, confianza innovación, tecnología y cumplimiento de estándares de seguridad.

De acuerdo con registros de la Asociación de Empresas Automotrices de Ecuador (AEADE), en 2018 los autos procedentes del país asiático ocuparon el 13.5 por ciento del mercado, sólo detrás de los fabricados en Ecuador y los de Corea del Sur.

Esa cantidad significó un aumento notable respecto al 5.2 por ciento que tuvo en 2016, con tres mil 311 automóviles vendidos, lo que Genaro Baldeon, presidente de AEADE, atribuyó a la confianza depositada por los consumidores ecuatorianos en los vehículos chinos.

Lo anterior se debe a que China representa mejores precios, “innovación, tecnología y cumplimiento de los estándares técnicos, de seguridad y eficiencia que exige la legislación ecuatoriana", dijo.

También contribuyó para este crecimiento el levantamiento de restricciones a las importaciones aplicadas en 2015, indicó.

Datos de la AEADE retomados por la agencia de Noticias Xinhua indican que en los últimos dos años entraron al mercado ecuatoriano 15 nuevas marcas de vehículos, 11 de ellas chinas, y de los 89 modelos que se venden en el país, 51 son del gigante asiático.

Algunas de las marcas chinas que se venden son BAIC, Brilliance, BYD, Changan, Changhe, Chery, Lifan, Foton, JAC, JMC y Shineray; en el segmento SUV el más demandado en 2018 fue el modelo Great Wall, con ocho mil 380 unidades, con comparación de las seis mil 792 del año anterior.

Las aduanas del país andino reportaron en 2018 la entrada de 19 mil 665 vehículos procedentes de China, contra los 11 mil 372 del año anterior.