Fuerzas israelíes atacan con gases lacrimógenos primaria en Hebrón

Fuerzas israelíes atacaron hoy con bombas de gases lacrimógenos una escuela de educación primaria de la ciudad de Hebrón, sur de Cisjordania, provocando problemas de asfixia a al menos 30 niños...

Fuerzas israelíes atacaron hoy con bombas de gases lacrimógenos una escuela de educación primaria de la ciudad de Hebrón, sur de Cisjordania, provocando problemas de asfixia a al menos 30 niños, entre ellos uno quien es reportado grave.

El director de la escuela informó que el incidente se registró este mediodía al final de las clases de este jueves, cuando un grupo de colonos ilegales rodearon y atacaron con piedras y otros objetos las instalaciones del colegio, provocando conmoción a los niños.

“Los soldados comenzaron a disparar bombas de gas y granadas contra los niños, en lugar de eliminar a los colonos asaltantes”, destacó el directivo escolar, tras recordar que esta es la segunda vez en una semana que es atacada la escuela, según reportes de las agencias de noticias Ma'an y WAFA.

Afirmó que uno de los colonos que atacaron a los niños es conocido como Ofar, un colono judío que con frecuencia pide asesinar a los palestinos y expulsarlos de Hebrón y al resto de los territorios palestinos ocupados.

Fuentes médicas en Hebrón informaron que 30 niños fueron hospitalizados por la inhalación de los gases lacrimógenos, incluido un pequeño que sufrió una asfixia grave y fue trasladado al hospital Mohammad Ali de la ciudad para recibir atención médica de urgencia.

Fuentes médicas le dijeron a Ma'an que el pequeño se encontraba en una condición difícil, por lo que permanecerá en el hospital para recibir un tratamiento médico especializado.

Los colonos judíos también atacaron hogares en el área, lo que llevó a confrontaciones con residentes palestinos locales, aunque no hay reportes de lesionados.

Unos 800 colonos notoriamente agresivos viven bajo la protección de los militares israelíes en la Ciudad Vieja de Hebrón, donde viven más de 30 mil palestinos, quienes se enfrentan diariamente a la presencia militar israelí en las calles y la entrada de la Mezquita Ibrahimi, mientras que los judíos se mueven libremente.