Boca del Río
Imagen promocional de Boca del Río, Veracruz, México. GOBIERNO DE VERACRUZ

El municipio veracruzano de Boca del Río ha aprobado una disposición para multar a las personas que pidan dinero en la calle, así como a los inmigrantes, malabaristas y vendedores callejeros. El ayuntamiento ha señalado que aplicará las sanciones "independientemente de la responsabilidad civil o penal que proceda".

El ayuntamiento afirma que esas actividades son un "riesgo" para la seguridad de los ciudadanosEl ayuntamiento, en un comunicado, esgrime razones de seguridad pública. Regulará "todo tipo de actividades de personas que pertenezcan a grupos vulnerables que soliciten dádivas o dinero en la vía pública, o realicen cualquier actividad comercial o voluntaria, que ponga en riesgo su propia seguridad o de los demás ciudadanos".

La propuesta fue presentada por el miembro del Cabildo Jesús Manuel Maza Saavedra, que ha enumerado a quienes se refiere con la expresión "grupos vulnerables":  limpiaparabrisas, franeleros, vendedores ambulantes, migrantes, malabaristas, indigentes y toda clase de personas que "soliciten dádiva o dinero en la vía pública, o realicen cualquier actividad comercial o voluntaria".

Auxilio policial

"Estas actividades son infracciones al orden público y serán sancionadas por el Bando de Policía y Buen Gobierno del municipio de Boca del Río, independientemente de la responsabilidad civil o penal que en su caso proceda", agregó.

El ayuntamiento regido por el alcalde Anselmo Estandía Colom argumenta que se ha registrado un aumento de hechos delictivos en las zonas donde se concentran tales personas.

Para llevar a cabo esas infracciones y retirar de la calle a quienes se dediquen a esas actividades, el ayuntamiento solicitará el auxilio de la policía de Veracruz para que vigilen y "prohíban la presencia de grupos vulnerables en la calle".