Organizaciones sociales y políticas de Colombia convocaorn hoy a un "gran paro nacional" por tiempo indefindio a partir del 25 de abril, que será antecedido por manifestaciones el 27 de febrero y el 10 de marzo, en protesta por el deterioro de los derechos humanos y el asesinato de líderes sociales.

Las manifestaciones del 27 de febrero en el sur de Córdoba y del 10 de marzo en el suroccidente del país, estarán a cargo de comunidades indígenas y organizaciones sociales, precisó un reporte del diario El Espectador.

En un encuentro realizado este miércoles para anunciar el gran paro nacional participaron voceros del Consejo Mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), la Confederación Comunal, y la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia, entre otras organizaciones.

“Se revisó la situación de derechos humanos que afronta el movimiento social. Se reportan 130 líderes asesinados durante el actual gobierno, ello quiere decir, sin ninguna duda, que hay una reactivación del genocidio”, dijo Carlos García, de la Coordinación de Organizaciones Sociales.

También se anunció que en el marco del paro, se realizará un Refugio Temporal Humanitario para albergar a los líderes amenazados. “El objetivo es sensibilizar a la comunidad y pedir su solidaridad”, agregó García.

A su vez, Omar Romero, vocero de la Central Unitaria de Trabajadores, aludió a la política de seguridad del gobierno del presidente Iván Duque, la ampliación de los tiempos para la exploración minera y la modificación de las normas, para reducir el área rural de la nación.

“El Plan Nacional de Desarrollo (presentado por Duque) atenta contra el derecho al trabajo y restringe los derechos a las pensiones. Por eso el 6 de marzo realizaremos un paro por el derecho a la vida”, señaló.

“Somos el sector que más ha sufrido los asesinatos de compañeros. Hemos tratado de que el gobierno nos escuche y convoque la mesa por la seguridad comunal, pero no lo han hecho”, manifestó William Buitrago, vocero de la Confederación Comunal.

Buitrago añadió que “no es cierto que se hayan esclarecido los crímenes contra líderes sociales como informa la Fiscalía”.