La aerolínea mexicana Volaris informó que se activaron los protocolos de seguridad en coordinación con las autoridades del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) por una amenaza de bomba en el vuelo 789, que cubre la ruta de México-Mérida, mientras el avión aún se encontraba en tierra.

Señaló que todos los clientes se encuentran bien, la aeronave ha sido revisada y se determinó que resultó ser una falsa alarma; además, las autoridades mantienen detenida a la persona responsable y llevan a cabo las investigaciones correspondientes

“Para Volaris, la seguridad de sus clientes es prioridad, por lo que nos apegamos a los protocolos de seguridad en enlace con las autoridades competentes del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México”, indicó en un comunicado.