La consejera de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), Sylvia Schmelkes del Valle, destacó el trabajo realizado por este organismo en 17 años de existencia en beneficio de la calidad educativa.

Al participar en el foro “Hacia una nueva legislación para el fortalecimiento de la educación de niñas, niños y jóvenes”, realizado en el Senado de la República, definió en un decálogo las tareas que en ese tiempo ha desempeñado el Instituto.

Detalló que el organismo ha trabajado por generar indicadores de la calidad de la educación, evaluar el aprendizaje de alumnos y escuelas, aplicar pruebas internacionales y recomendar políticas educativas basadas en evidencia.

Asimismo, en impulsar políticas de evaluación, trabajar con las secretarías de Educación de los estados, producir información, fortalecer la evaluación y el Sistema integral de Resultados Escolares, además de trabajar con la sociedad civil.

En todas esas tareas, aclaró, no encuentro ningún carácter persecutorio del magisterio, y si a consecuencia de las evaluaciones algunos profesores han sido sancionados, se debe a lo establecido en la Ley General de Educación, y esa es, en todo caso, la que podría ser reformada.

Consideró que con la desaparición del INEE, planteada para ser sustituida por una institución sin autonomía de gestión, corre el riesgo de que las evaluaciones se debiliten y se experimente “inflación de resultados”.

En el encuentro con los senadores también participó el subsecretario de Educación Media Superior, Juan Pablo Arroyo Ortiz, quien explicó que la reforma educativa aprobada en el sexenio anterior falló porque fue operada en forma inversa y confrontó a los maestros.

En contraparte, agregó, la nueva reforma propuesta, por primera vez, pone en el centro a los niños, así como a la calidad y la equidad de la educación, fortalece las escuelas normales y la educación superior.