Argentina y China mantienen intercambio comercial creciente desde el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, en 1972, y un ejemplo de ello es la exportación de langostinos del primer país al segundo.

En la actualidad China es el segundo socio comercial de Argentina y ocupa el primer lugar en exportaciones agrícolas; en 2017 el comercio bilateral alcanzó los 13 mil 800 millones de dólares, casi dos mil 300 veces más desde el restablecimiento de las relaciones diplomáticas bilaterales.

La misma dinámica de crecimiento se observa en las exportaciones de langostinos capturados en Argentina con destino al gigante asiático, y este acercamiento comercial favorece los lazos económicos y los diversifica.

Una de las empresas pesqueras de Argentina que captura y exporta directamente su producción de langostinos a China es Altamare, que tiene sus instalaciones en Puerto Madryn, en la provincia de Chubut, en la Patagonia argentina, a mil 320 kilómetros al sur de Buenos Aires.

Esta empresa, de acuerdo con información de la agencia de noticias Xinhua, fue adquirida en 2015 por la Corporación General de Pesca de Shanghai (SFGC), de propiedad china.

Se especialista en la captura, procesamiento y venta de pescados y mariscos congelados, y para su gerente, Cristian Almirón, la capitalización china fue “muy positiva”, porque ha permitido a la empresa desarrollar su capacidad de producción.

Es decir, detalló, en cuanto a “equipos, capacidad de planificar y ser más ambiciosos en la incorporación de tecnología", lo que antes no existía.

Detalló que antes del capital chino se producían de 700 a 800 cajas de langostinos frescos y ahora se ha llegado a dos mil. Además, no se requiere buscar mercados para vender “porque el mercado chino es muy grande y requiere de este tipo de producto". Eso garantiza la producción y venta.

Altamare vende casi dos mil toneladas de pescado y mariscos a China dos veces al año, es decir "75.80 por ciento de sus langostinos, tanto para reprocesar como para ofrecer un producto que va directamente a los supermercados", dijo Almirón.

Destacó que el langostino que habita la Patagonia "tiene una gran demanda en varios mercados mundiales, especialmente porque se pesca de forma natural, no es un producto cultivado".