Lenguas maternas deben ser valoradas por hablantes, señala catedrático

En lugar de pensar en preservar una lengua materna, es necesario valorarla, y estar abiertos a todas las posibilidades, pero además entender que estas se transformen y no caer en el purismo, señaló...

En lugar de pensar en preservar una lengua materna, es necesario valorarla, y estar abiertos a todas las posibilidades, pero además entender que estas se transformen y no caer en el purismo, señaló Edmundo Hernández Amador, catedrático del Departamento de Investigaciones Históricas del Movimiento Obrero de la BUAP.

En entrevista con Notimex, el profesor consideró que las lenguas no sólo se pueden fortalecer a través de los festivales, sino que deben ir a la par del desarrollo económico de las comunidades de los pueblos y de los hablantes.

“Una lengua refuerza la identidad, pero el trabajo de los intelectuales, más allá de preservarla, va en el sentido de impulsarla y pasar a otro nivel, como es el de la lectoescritura. Se habla mucho de la oralidad para preservarla, sin embargo, el siguiente paso es la escritura”, expuso.

Edmundo Hernández señaló que las lenguas maternas se van adaptando con el tiempo, y muestra de lo anterior es la migración, que causa que haya comunidades en Estados Unidos que hablan zapoteco, como es el caso de Los Ángeles, California.

“Estoy convencido de que si hay políticas educativas que se enfoquen a enseñar el náhuatl con esa agresividad con la que se enseña el inglés, es decir, con esa rigurosidad y conocimiento que se tiene, es posible que el náhuatl se difunda y la gente lo valore, se enseñe en las escuelas y universidades”, expresó.

Hernández Amador manifestó que para este objetivo, se requiere de personas preparadas, con método para la enseñanza, debido a que no sólo por el hecho de hablarlo, una persona puede dedicarse a enseñarlo, ya que se necesitan métodos precisos y habilidades para formar al estudiante en una lengua originaria.

Refirió que durante la colonización no se incentivó la escritura de las lenguas indígenas, aunque si hay documentos elaborados por escribanos.

“Hoy apenas se está recuperando el proceso de escritura en lenguas maternas, evidentemente abunda el dominio oral, por eso son importantes las Universidades Interculturales, que tienen un papel fundamental para la escritura", resaltó el sociólogo e historiador de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

Hernández Amador, quien es hablante del náhuatl, dijo que hay muchas variantes de dicha lengua, y el problema radica en cuál es la escritura a utilizar, por lo que es una discusión que compete a los lingüistas, hablantes y profesores que están en esas comunidades.

Puso el ejemplo de sus abuelos paternos y maternos, así como su bisabuela materna, quienes hablaban náhuatl, y su abuela materna hablaba solamente náhuatl, en el caso de su papá era bilingüe, al tiempo de resaltar que él lo aprendió en la primaria.

Añadió que su mamá domina el náhuatl y habla un poco de español, por lo que cada vez que la visita le habla en lengua materna, y consideró que su aprendizaje fue natural, debido a que lo aprendió desde niño.

El catedrático manifestó que actualmente habla más español por vivir en la ciudad, pero representa un orgullo el saber una lengua materna y eso se entiende con el paso de los años, porque permite cierto intercambio de ideas y de cultura.

Indicó que en años recientes abundan los festivales para rememorar las lenguas indígenas, asimismo, hay organizaciones civiles e intelectuales locales, sobre todo profesores, en las diversas comunidades que se organizan y difunden las lenguas.

Tal es el caso de las Universidades Interculturales que se crearon en la primera década de este siglo, las cuales tienen un papel importante para el impulso de las lenguas maternas en el país, expuso.