Siete diputados renuncian al Partido Laborista por "antisemita"

Un grupo de siete diputados laboristas renunciaron hoy al Partido Laborista, al que acusaron de ser "institucionalmente antisemita" y de traicionar a sus miembros por el Brexit.Los legisladores...

Un grupo de siete diputados laboristas renunciaron hoy al Partido Laborista, al que acusaron de ser "institucionalmente antisemita" y de traicionar a sus miembros por el Brexit.

Los legisladores, varios de ellos judíos, anunciaron que integrarán un nuevo grupo independiente en el Parlamento británico, al estar en desacuerdo con el liderazgo de Jeremy Corbyn.

Los legisladores que renunciaron fueron Chuka Umunna, Luciana Berger, Gavin Shuker, Angela Smith, Chris Leslie, Mike Gapes y Ann Coffey.

Chuka Umunna afirmó que habían "dado el primer paso" y exhortó a otros parlamentarios laboristas y miembros de otros partidos, a unirse a ellos para "construir una nueva política", informó la BBC de Londres.

"Ya es hora de que abandonemos la política pasada de moda de este país y formemos una alternativa que haga justicia a quienes somos hoy y le dé a este país una política adecuada para el aquí y el ahora, el siglo XXI", señaló.

Por su parte, el líder laborista Jeremy Corbyn señaló que estaba "decepcionado de que estos parlamentarios se hayan sentido incapaces de seguir trabajando juntos por las políticas laborales que inspiraron a millones en las últimas elecciones" de 2017.

El Partido Laborista ha sido acusado de "delitos de odio antisemita" y por ello se inició una investigación policial a finales del año pasado.

Los siete legisladores presentaron en su sitio web su enfoque de la economía, los servicios públicos y la seguridad, así como del Brexit, al afirmar que su objetivo era "perseguir políticas basadas en evidencia, en lugar de liderarlas por ideología".

Los diputados presentaron su renuncia al Partidos Laborista en momentos cruciales, cuando se acerca la fecha de salida del Reino Unido de la Unión Europea prevista para el próximo 29 de marzo, y sin lograr un consenso legislativo sobre el acuerdo del gobierno de la primera ministra Theresa May.