Habitantes de la delegación Cuauhtémoc pidieron al gobierno capitalino constatar la legalidad de quienes se ostentan como concejales, en virtud de que promueven encuentros con vecinos para escuchar sus problemáticas y ofrecerles solución, pero no aparecen en el directorio de funcionarios.

Norma Palma, de la colonia Condesa expuso que cuando acudió a las oficinas de la alcaldía para buscar a los supuestos concejales de nombre Agustín Guerrero Castillo y Maria Luisa Iyana Gil, le informaron que ningún concejal respondía a esos nombres, tal y como consta en el directorio oficial.

En entrevista, Norma Palma manifestó su molestia y desilusión por lo que llamó “un engaño para los que creemos en el nuevo gobierno, porque entonces no sabemos a quién realmente acudir si los que nos ofrecen solución a nuestros problemas, resulta que son ‘chocolates’, es decir, no son verdaderos concejales”.

La mujer mostró una tarjeta de presentación de Agustín Guerrero Castillo con el cargo de concejal, así como con cuenta de correo electrónico personal, no institucional, un número telefónico y cuentas en redes sociales.

“A los vecinos nos ofrecieron que estarían en constante diálogo con nosotros para darle solución a varios problemas que tenemos aquí en la colonia, como el alumbrado y ahora resulta que no son concejales. Cómo saber cuándo nos dicen la verdad o no”, expuso.

Al respecto, la vecina Nayeli González, otra de las quejosas expuso su preocupación porque problemas de la colonia y alcaldía como son el comercio informal, taxis irregulares y la necesidad de mejor alumbrado, contar con alarmas vecinales y cámaras de vigilancia, entre otros, “se encuentran en el limbo”.

Recordó que la colonia Condesa es una de las concurridas de la Ciudad de México durante los fines de semana y días festivos, lo que si bien es positivo para los negocios de la zona, también es cierto, según dijo: “Atrae a personas de otras colonias para venir a delinquir. Por eso nos preocupa hablar con los verdaderos concejales”, puntualizó.

Ante esta situación, las inconformes pidieron la intervención del gobierno capitalino, a fin de que sus peticiones y necesidades como ciudadana sean atendidas por verdaderas autoridades.