Enfermedades mentales enfrentan rechazo de sociedad, dice especialista

Existe el riesgo de que las enfermedades mentales se desarrollen sin que haya algún tipo de tratamiento en algunos pacientes, pero la principal causa es la estigmatización social, advirtió Héctor...

Existe el riesgo de que las enfermedades mentales se desarrollen sin que haya algún tipo de tratamiento en algunos pacientes, pero la principal causa es la estigmatización social, advirtió Héctor Santos, voluntario de la Asociación Ingenium.

Al impartir una conferencia en la Universidad de Monterrey (UDEM), el especialista manifestó que dicha organización está especializada en brindar apoyo y orientación médica a los familiares y pacientes de enfermedades mentales.

Manifestó que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 12 por ciento de la población mundial padece una enfermedad mental severa, aunque sólo el 25 por ciento busca un tratamiento psiquiátrico.

Durante su ponencia en el evento “Camino a la Sostenibilidad”, expuso que, cuando se presenta una enfermedad mental, hay mucho rechazo en la sociedad provocado por diversas razones.

“Hollywood es uno de los principales promotores de estigmas, siempre representan a una persona con enfermedad mental como el que hace un daño, pero no se habla de la enfermedad mental”, dijo.

Refirió que “los problemas de salud mental en el mundo van en incremento, según cifras de la OMS, y actualmente 450 millones de personas padecen trastornos mentales “.

Para abril de 2017, detalló, este organismo internacional detectó que hay 60 millones de personas con trastorno afectivo bipolar, 20 millones con esquizofrenia y otros desórdenes psicóticos y 47.5 millones padecen demencia.

“El rehusarse al tratamiento por parte de la población afectada es un denominador común tanto en países de ingresos medios y bajos –entre el 76 y 85 por ciento–, como en países de ingresos elevados –entre el 35 y el 50 por ciento”, añadió.

Consideró como posibles detonadores de una enfermedad mental no solo una predisposición genética, sino los accidentes, el consumo de drogas y las situaciones de estrés que el cerebro no puede manejar, como la muerte de un ser querido, una experiencia traumática e, incluso, una decepción amorosa.

Otros factores de riesgo son la violencia intrafamiliar, un estilo de vida no saludable, abusos en la familia o en la escuela, aspectos socioculturales y la influencia de las redes sociales, dijo.

Reiteró que hay un repudio demasiado fuerte en la sociedad al hablar de una enfermedad mental, que es igual que cualquier otra enfermedad, así como tener un padecimiento del hígado, la tiroides o el corazón.

“Uno de los problemas que se tiene en las enfermedades mentales es que padres y madres no quieren que sus hijos estén medicados”, subrayó.

Manifestó que “muchas veces se requiere una pastillita diaria, como se requiere para problemas con la tiroides, como la gente que se pone insulina, la enfermedad mental requiere también de medicamentos y se necesitan diariamente”.