El misionero salesiano Antonio César Fernández, de 72 años, fue asesinado durante un ataque yihadista en la provincia de Boulgou, a 40 kilómetros de la frontera sur de Burkina Faso, informaron medios españoles.

Los hechos sucedieron el viernes en la localidad de Nohao, próxima a Ghana, cuando un grupo de yihadistas en motocicleta atentó contra el puesto de aduanas, atrapando en el fuego cruzado al misionero español.

La oficina de comunicación de Salesianos España indicó que Antonio César Fernandez regresaba a su comunidad en Uagadugú, Burkina Faso, junto a otros dos religiosos de Togo que pudieron sobrevivir al asalto.

Según las citadas fuentes, el religioso recibió tres disparos durante el ataque yihadista, en el que también murieron cinco funcionarios de aduanas locales.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, expresó sus condolencias a la familia y compañeros del misionero fallecido. "Mi cariño a la familia y compañeros del misionero Antonio César Fernández y de todas las víctimas del ataque terrorista en Burkina Faso".

"Mi absoluta repulsa a este atentado y mi reconocimiento a cooperantes y voluntarios que arriesgan su vida trabajando en zonas de conflicto", escribió en su cuenta oficial de Twitter.

Antonio César Fernández Fernández, nacido en Pozoblanco el 7 de julio de 1946, fue misionero en diversos países de África desde 1982 y fundó en dicho año la presencia salesiana en Togo, su primer destino.

A lo largo de su trayectoria trabajó como maestro de novicios (1988- 1998) y ejerció, entre otras funciones, como delegado de la AFO en el Capítulo General 25 (2002). Actualmente ejercía su ministerio en Burkina Faso. Tenía 72 años y había cumplido los 55 de salesiano y los 46 de sacerdote.