Medidas de apoyo a Pemex "van en el sentido correcto": afirma experto

Las medidas de apoyo anunciadas por el gobierno federal a Petróleos Mexicanos (Pemex) van en el sentido correcto, las cuales podrían cumplir las expectativas de los mercados e inversionistas, pero no...

Las medidas de apoyo anunciadas por el gobierno federal a Petróleos Mexicanos (Pemex) van en el sentido correcto, las cuales podrían cumplir las expectativas de los mercados e inversionistas, pero no es definitorio para mejorar la calificación de la empresa.

En opinión del especialista en Energía de la Consultora Mercury, Arturo Carranza, los cinco mil 500 millones de dólares que se destinarán van enfocados a resolver el principal problema de la empresa, que es su deuda; además el compromiso de medidas para mejorar sus finanzas, en caso de ser necesarias, es algo positivo.

“El anuncio no es definitorio, en el sentido que vaya a mejorar la calificación, pero, sin lugar a dudas, es parte de las acciones que se deben seguir considerando para que la calificación mejore (…) es una muy buena decisión en el sentido correcto”, aseguró el especialista en entrevista con Notimex.

Expuso que hay dos mensajes que los recursos buscan resolver el problema financiero más importante, que es la deuda de la petrolera; además, el gobierno enfatizó que si se necesitan medidas adicionales no va a dudar y las va a ofrecer.

Asimismo, consideró que el incremento del Capex (inversiones de capital que crean beneficios) podría aumentar hasta en 280 mil barriles la producción de Pemex, lo cual es muy positivo, porque la tendencia de la empresa continúa a la baja y lo primero que hay que hacer es estabilizarla, a través de este tipo de medidas.

En tanto, el alivio fiscal anunciado por 15 mil millones de pesos, que se incorpora a las acciones previamente enunciadas, apunta en el sentido correcto y van a dar resultados en el corto plazo, pues el factor tiempo juega un papel importante.

Recientemente, el experto explicó a Notimex que la disminución de la dependencia de los ingresos petroleros crea una coyuntura para modificar el régimen fiscal de Pemex, lo que le permitiría acceder a proyectos en campos maduros o en desarrollo con una postura más sólida y elevar su producción.

Arturo Carranza destacó que una de las demandas históricas de Pemex siempre ha sido tener un régimen fiscal competitivo, que le permita desarrollar proyectos sin tener que pagar tantos impuestos, situación que ha apretado sus finanzas.

En este sentido, consideró que modificar el régimen fiscal es algo que apunta a la dirección correcta, dado que en la actualidad las finanzas del gobierno federal ya no dependen tanto de los ingresos petroleros, los cuales han pasado de representar alrededor de 40 por ciento a sólo 13 por ciento.

Asimismo, detalló, si bien el portafolio de proyectos de la empresa es muy amplio, muchos no son redituables con el régimen fiscal actual, pero con modificaciones podrían acceder a ellos con una postura más sólida y elevar su producción, sobre todo aquellos en campos maduros o en desarrollo.

“Pemex históricamente ha pagado impuestos en grandes cantidades al gobierno por concepto de derechos de explotación, de hecho, es una de las empresas petroleras estatales que paga más impuestos en el mundo. Esto aprieta mucho sus finanzas… debido a que los ingresos públicos siempre han dependido en una gran proporción de los ingresos petroleros”.

Sin embargo, detalló, en la administración pasada, la deuda de la petrolera se incrementó debido a que en la dirección de Emilio Lozoya tenían una estrategia financiera muy agresiva y empezaron a financiarse colocando deuda en el mercado; pero con la baja en los precios del hidrocarburo se incrementó sustancialmente hasta llegar a los 107 mil millones de dólares.