A septiembre de 2018, Nuevo León, Chihuahua, Coahuila y Quintana Roo se ubicaron como los estados con un endeudamiento per cápita superior a 11 mil 312 pesos, de acuerdo con el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Según su análisis estadístico de las entidades federativas 2019, los estados con mayor nivel de endeudamiento por persona son Nuevo León con 13 mil 242 pesos, Chihuahua con 12 mil 721.4, Coahuila 11 mil 839 y Quintana Roo con 11 mil 312 pesos.

En contraste, los estados en donde cada uno de sus habitantes pagaría menos en caso de que su deuda se dividiera entre su población total son Tlaxcala, donde no hay endeudamiento público, Querétaro 258.3 pesos, Puebla 841.1 y Guerrero 923.9 pesos.

Así, estas cifras coinciden con la de las entidades más endeudadas respecto a su Producto Interno Bruto Estatal (PIBE) a septiembre del año pasado: Chihuahua siete por ciento, Quintana Roo seis por ciento, Coahuila 4.7 por ciento y Nuevo León 4.4 por ciento.

Por el contrario, los estados menos endeudados con relación a su PIBE son Tlaxcala, sin deuda, Querétaro 0.1 por ciento, Puebla 0.7 por ciento y Guerrero 1.1 por ciento.

El organismo señaló que la distribución de los recursos que se asignan a las entidades federativas a través de aportaciones, participaciones y otros conceptos, continúa siendo inequitativa.

Sin embargo, se observa que con aquellos rubros que no dependen de fórmulas preestablecidas en la Ley de Coordinación Fiscal, es decir, recursos de libre disposición, se intenta reducir la brecha regional, agregó con base en su análisis estadístico.

La investigación y los datos que se incluyen se encuentran divididos por regiones: norte, centro y sur, en donde se observa que la región norte tiene ingresos intermedios de participaciones y aportaciones; además, mantiene los menores niveles de inversión pública y de recursos para sus municipios como en 2018.

La región centro se mantiene como la más favorecida en el reparto de recursos de la federación con mayores niveles de participaciones, transferencias, servicios personales y servicios generales, añadió el CIEP.

Por su parte, apuntó, la región sur es la más rezagada en la obtención de recursos. Salvo los estados petroleros de Campeche y Tabasco, en la región hay menores niveles de participaciones y dependen más de aportaciones.

Sin embargo, a esta región se le asignaron mayores zonas prioritarias con el objetivo de disminuir la brecha regional.