El gobierno de Cuba denunció hoy una presunta escalada de presiones y acciones de Estados Unidos en el Caribe para preparar una aventura militar disfrazada de “intervención humanitaria” en Venezuela.

"Entre el 6 y el 10 de febrero de 2019, se han realizado vuelos de aviones de transporte militar hacia el Aeropuerto Rafael Miranda de Puerto Rico, la Base Aérea de San Isidro, en República Dominicana y hacia otras islas del Caribe estratégicamente ubicadas", indicó el gobierno de la isla en una declaración.

El portal oficial CubaDebate precisó que esos movimientos, que "seguramente" se realizan sin conocimiento de los gobiernos de esas naciones, se originaron en instalaciones militares estadounidenses, desde las cuales operan unidades de Fuerzas de Operaciones Especiales y de la Infantería de Marina para acciones encubiertas.

El texto agregó que medios políticos y de prensa, incluso de Estados Unidos, sostienen que figuras extremistas del gobierno estdunidense diseñaron, gestionaron el financiamiento y organizaron directa y detalladamente el intento de golpe de Estado en Venezuela.

Tras la resistencia al golpe ofrecida por el pueblo y el chavismo, demostrada en las masivas manifestaciones de apoyo al presidente Nicolás Maduro y con la lealtad de las Fuerza Armada Nacional Bolivariana, el gobierno de Estados Unidos "ha intensificado su campaña política y mediática internacional", dijo.

La Casa Blanca además "recrudece las medidas económicas coercitivas unilaterales contra Venezuela, entre las que puede citarse el bloqueo en bancos de terceros países de miles millones de dólares pertenecientes a Venezuela y el robo de los ingresos de las ventas de petróleo de esa nación", apuntó.

Estas acciones, añadió, están "provocando graves daños humanitarios y duras privaciones" al pueblo venezolana, mientras Estados Unidos pretende fabricar un pretexto humanitario para iniciar una agresión militar contra Venezuela.

En consecuencia, "se ha propuesto introducir en el territorio de esa nación soberana, mediante la intimidación, la presión y la fuerza, una supuesta ayuda humanitaria, que es mil veces inferior a los daños económicos que provoca la política de cerco, impuesta desde Washington", señaló el gobierno cubano.

De igua forma, Cuba censuró como usurpador al autoproclamado “presidente en ejercicio” Juan Guaidó, quien "declaró desvergonzadamente su disposición a reclamar una intervención militar de Estados Unidos" con el pretexto de recibir esa “ayuda humanitaria”.

Recordó que altos funcionarios estadounidenses señalan cada día, con arrogancia y desfachatez que, en relación con Venezuela, “todas las opciones están sobre la mesa, incluida la militar”, por lo que consideró "evidente" que Estados Unidos prepara el terreno para establecer por la fuerza “un corredor humanitario”.

Este corredor, consideró el gobierno cubano, sería puesto bajo “protección internacional”, invocando la “obligación de proteger” a los civiles y aplicar “”todas las medidas necesarias”, como pretexto para una operación militar.

Cuba citó operaciones anteriores de Estados Unidos contra Yugoslavia, Irak y Libia, así como "la triste y dolorosa historia" de intervenciones militares en más de una ocasión en México, Nicaragua, República Dominicana, Haití, Cuba, Honduras y más recientemente en Granada y Panamá.

La Habana expresó su apoyo al Mecanismo de Montevideo, iniciativa de México, Uruguay, la Mancomunidad del Caribe (CARICOM) y Bolivia, a fin de preservar la paz en Venezuela, fundado en los principios de no intervención en los asuntos internos, igualdad jurídica de los Estados y solución pacífica de controversias.