Adolfo Rodríguez Guerrero, especialista en educación de la Oficina de la Unesco en México, afirmó que se requiere especificar con claridad, como ahora lo hace la Ley General del Servicio Profesional Docente, las formas de acceso y promoción dentro del servicio profesional del magisterio.

Ello de manera que esos procesos sean transparentes y todos los maestros tengan igualdad de condiciones y oportunidad de acceder y promoverse dentro del servicio con base en su mérito y esfuerzo, señaló en las audiencias públicas en materia educativa en la Cámara de Diputados.

En el marco de la quinta mesa “Organizaciones de la sociedad civil y organismos nacionales e internacionales", sostuvo también que se debe garantizar que los docentes y directivos escolares estén calificados y los mejores atiendan a las poblaciones más vulnerables.

Planteó que el artículo tercero constitucional y las leyes en materia educativa garanticen la educación como un derecho humano fundamental y como un bien común de todos los mexicanos.

Propuso poner el acento en la equidad y la inclusión como condición de la calidad educativa, y sostuvo que aunque los logros sean calificados como excelentes o extraordinarios si no son alcanzados por todos las metas no pueden ser consideradas cumplidas.

Por ello, dijo que el artículo tercero y las leyes que lo complementen deben garantizar que el Estado mexicano asuma políticas y enfoque sus esfuerzos hacia las personas con las mayores desventajas, incluyendo mujeres, personas con discapacidad, poblaciones indígenas y niños, niñas y adolescentes en contextos vulnerables.

Celebró que la inclusión de la educación superior sea obligatoria para el Estado; sin embargo es importante asegurar que dicha obligatoriedad esté acompañada por los recursos requeridos para garantizar que sea de calidad y así represente una oportunidad real de aprendizaje y promoción.

Rodríguez Guerrero reconoció que México tenga avances en materia de educación intercultural.

No obstante, si se limita a una educación bicultural como ahora se propone para las zonas indígenas se frenarían los avances de la Coordinación Intercultural y Bilingüe, que plantean una educación intercultural para toda la población y no sólo para los hablantes de las lenguas indígenas.

Respecto a la excelencia educativa subrayó que debe ser compatible con lo que señala la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en términos de equidad, inclusión y calidad, en su Agenda 20-30 que México suscribió en 2015.