La Corte Internacional de Justicia (CIJ) decidió hoy examinar la demanda de Irán para recuperar dos mil millones de dólares en activos que fueron congelados por Estados Unidos para resarcir a víctimas del atentado de 1983 en El Líbano y otros ataques que Washington atribuye a Teherán.

"Esta demanda es admisible", informó un juez de la corte, con sede en La Haya, por lo que de esta manera se rechaza la solicitud de Estados Unidos, presentada en octubre pasado, de desestimar la demanda de Irán.

La sala de 15 jueces de la CIJ dictaminó “por unanimidad que tiene jurisdicción para sentenciar sobre la solicitud presentada por Irán, precisó el magistrado Abdulqawi Yusuf, quien dio lectura a la decisión en el Palacio de la Paz, sede del tribunal.

La corte celebrará próximas audiencias para decidir si Irán puede recuperar efectivamente estos fondos.

En 2016, el Tribunal Supremo de Estados Unidos dictaminó no devolver al Banco Central de Irán dos mil millones de dólares congelados y acordó destinarlos a las familias de las víctimas estadunidenses de los atentados atribuidos por Washington a Teherán.

Irán indicó que la decisión de Estados Unidos viola el Tratado de Amistad, Relaciones Económicas y Derechos Consulares de 1955, un acuerdo firmado antes de que la Revolución Islámica de 1979 cortara las relaciones con Estados Unidos.

Además, Irán ha negado su implicación en el atentado con bomba contra una base de los marines en Beirut en 1983, en el que 307 personas perdieron la vida, incluidos 241 efectivos estadunidenses.

La decisión de la CIJ de este miércoles amenaza con intensificar aún más la disputa entre los dos países, sobre todo tras la salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear iraní firmando en 2015.

Además, se produce cuatro meses después de que el mismo tribunal, en un proceso distinto, ordenó a Washington levantar las sanciones contra Irán que afectan a bienes utilizados con "con fines humanitarios", un revés para Estados Unidos.