El expresidente de Colombia y exsecretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, dijo hoy en Bolivia que "hay un fuerte movimiento" en su país para rechazar cualquier forma de intervención armada en Venezuela, aunque llegue como "ayuda humanitaria".

De visita en La Paz, Samper también cuestionó que una eventual intervención armada en Venezuela llegue a través del "mantenimiento de sanciones económicas que finalmente están golpeando al pueblo venezolano".

La solución a la crisis venezolana sólo tiene dos caminos, "uno por la vía de la fuerza y el otro a través de la negociación", dijo Samper, citado por la Agencia Boliviana de Información (ABI).

"Hay un interés claro de Washington de que el tema (de la intervención) se imponga y sea el resultado de una confrontación, por lo cual como colombianos no podemos estar de acuerdo. Si alguien tiene que perder en una confrontación en Venezuela, es la misma Colombia", dijo el exmandatario. 

Samper también expresó en La Paz su confianza en que Bolivia tenga la capacidad de convocatoria necesaria a través de la Unasur para manejar las graves dificultades que está teniendo la región, en un momento en que esa iniciativa de integración se ha debilitado y varios gobiernos plantean sustituirla.

La propuesta de Bolivia en este sentido, dijo el exmandatario, debe incluir aspectos legales, constitucionales, de modificación a tratados constitutivos y dar mayor impulso a sus organismos e iniciativas institucionales.

Samper lamentó que el presidente de su país, Iván Duque, haya sido el promotor de la desintegración de Unasur, al recordar que Colombia fue quien propició la integración de las regiones suramericanas mediante ese mecanismo.

"Espero que estos países que están renuentes no solamente propongan una reestructuración de Unasur (...), sino que las fuerzas progresistas que hoy día están en los congresos de Sudamérica no dejen que los países cometan el error de abandonar un escenario que en este momento estamos necesitando", dijo.