Más de 300 mil niños en todo el mundo han sido reclutadas como soldados en todo el mundo, principalmente en la República Centroafricana, Colombia, República Democrática del Cong, Irak y Sudán del Sur, aunque 12 de los 20 países más ricos del mundo también reclutan menores en sus fuerzas armadas, denunció hoy World Vision.

En el marco el Día Internacional contra el Uso de Niños Soldados, el director general de la organización no gubernamental (ONG), Andrew Morley, reiteró este martes su llamado al mundo a terminar con el reclutamiento de niños soldados, recordando que millones son afectados por conflictos armados y miles en el frente de batalla.

En un mensaje a través de su cuenta oficial en Twitter, Morley indicó que hoy es el día para evitar el uso y reclutamiento de niños y resaltó la labor que World Visión ha hecho para rehabilitar y restaurar la esperanza para los menores que son recuperados de los conflictos armados.

“Se estima que 300 mil niños en todo el mundo viven como niños soldados. Eso es 300 mil niños sin su derecho dado por Dios a la paz y la seguridad. En este día llamó a terminar con el reclutamiento de niños soldados”, escribió el directivo de la organización cristiana, dedicada a trabajar con niños, familias y comunidades para superar la pobreza y la injusticia.

La cuenta de World Vision en Twitter también reiteró este martes su llamado a poner fin al reclutamiento global de niños soldados, hecho, que denunció se da también en 12 de los 20 países más ricos del mundo, incluidos Australia, Canadá, Francia, Alemania, Nueva Zelanda, Reino Unido y Estados Unidos, que tienen a menores de 18 años en sus fuerzas armadas.

“No hay elección: se necesita un mundo para acabar con el uso de niños soldados”, destacó la ONG internacional, título de su más reciente informe sobre la experiencia de World Vision en temas relacionados con niños y los conflictos armados en varias partes del mundo.

El informe, publicado la víspera, la organización destacó que los niños que se ven afectados de manera desproporcionada por la guerra, viven el riesgo creciente de todas las formas de violencia y explotación, además de ser víctimas de violaciones graves a derechos y ser afectados de por vida.

“Decenas de miles de niños son utilizados por las fuerzas armadas y los grupos armados en al menos 20 países de todo el mundo, destacó el informe estudio, que incluye una investigación cualitativa en la República Centroafricana (RCA) y Colombia, así como una investigación teórica sobre la República Democrática del Congo (RDC), Irak y Sudán del Sur, las naciones con más niños soldados.

De acuerdo con World Vision, la mayoría de los niños involucrados con fuerzas armadas y grupos armados son secuestrados y obligados a unirse a punta de pistola, aunque muchos otros se unen por desesperación: no tienen otras opciones o sienten que esta es la mejor.

La ONG, con sede en Londres, confía en que su informe contribuya al diálogo sobre la protección de los niños contra los efectos de los conflictos armados, eleve sus voces y proporcione evidencia sobre los factores que tienen un impacto en su capacidad de recuperación, incluida su seguridad física y la falta de oportunidades, pobreza, falta de alimentos, inseguridad y desplazamientos.

El informe enumera una serie de recomendaciones para los gobiernos, la comunidad internacional, incluidas las Naciones Unidas y las organizaciones que trabajan en el terreno a fin de priorizar la protección de los niños en las respuestas humanitarias y prevenir el reclutamiento infantil en las fuerzas armadas y los grupos armados.

Entre las recomendaciones, World Visión insta a:

● Todas las fuerzas armadas y los grupos armados deben prohibir el reclutamiento de niños menores de 18 años en políticas y prácticas. Esto incluye la legislación nacional apropiada y su aplicación.

● Proporcionar servicios de protección infantil, educación y protección social de manera efectiva y suficiente en los presupuestos nacionales y priorizar la protección de los niños contra las violaciones graves en la política nacional.

● Reconocer la prevención y la respuesta a las violaciones graves contra los niños como una intervención para salvar vidas y aumentar dramáticamente los fondos para la protección de los niños en situaciones de conflicto, incluido el financiamiento a largo plazo tanto para la prevención como para la respuesta a la violencia contra los niños.

● Priorizar la participación y el empoderamiento de los niños y jóvenes en la construcción de la paz y la vida comunitaria, en el diseño y evaluación de programas y en las discusiones globales sobre los problemas que los afectan.

“Ningún actor armado debe reclutar niños, y ningún niño o niña menor de 18 años debe considerar unirse a una fuerza armada o grupo armado como su única o mejor opción. Por lo tanto, es imperativo trabajar juntos para cambiar las prácticas en las fuerzas armadas y los grupos armados, priorizar los derechos y la protección de los niños”, subrayó.