El secretario interino de Defensa de Estados Unidos, Patrick Shanahan, llegó a Afganistán en una visita sorpresa, con el objetivo de tranquilizar al gobierno sobre las negociaciones de paz con los talibanes, que Washington lleva a cabo desde el verano pasado con el grupo islámico.

"Es importante que el gobierno afgano se implique en las discusiones que atañen a Afganistán", dijo Shanahan a la prensa en el avión que lo transportó de Washington a Kabul.

Destacó que Estados Unidos invirtió de forma importante en la seguridad de Afganistán, pero son los afganos quienes deben decidir su futuro.

Durante su visita no anunciada por razones de seguridad, el jefe interino del Pentágono se reunirá con el presidente afgano, Ashraf Ghani, así como con las tropas desplegadas en el país asiático, según el canal Tolo News.

El gobierno de Ghani ha sido excluido de las negociaciones de paz entre representantes de los talibanes y los enviados de Estados Unidos durante meses, ya que el grupo islamista le considera una “marioneta” de Washington.

Shanahan, quien sustituyó a Jim Mattis tras su renuncia en diciembre pasado debido a diferencias políticas con el presidente Donald Trump, aseguró que todavía no ha recibido instrucciones de reducir el número de militares desplegados en Afganistán.

Afganistán teme que una repentina retirada de las tropas estadunidenses podría desencadenar el caos en el país, que continúa envuelto en un conflicto armado.

Estados Unidos ha mantenido contactos con representantes de la oficina de los talibanes en Qatar para tratar de impulsar un proceso de paz que ponga fin a un conflicto que comenzó en 2001 con la caída del régimen liderado por el movimiento fundado por el mulá Mohamed Omar.

El martes y el miércoles pasados, representantes de los talibanes se reunieron en Moscú con el ex presidente Hamid Karzai, entre otros líderes afganos, en un encuentro organizado por las autoridades rusas y que terminó con una declaración que pide la exclusión de los talibanes de las listas negras internacionales.