Dinero decomisado en Tabasco
Imagen del dinero asegurado por la Procuraduría General de Justicia de Tabasco como parte de la investigación por el presunto desvío de recursos del erario en la pasada administración estatal. Luis López / NOTIMEX

Una refaccionaria era la fachada de la casa-habitación donde fueron encontrados este miércoles los 88.5 millones de pesos que, según la PGJE, están relacionados con la investigación del desvío de recursos del erario en la administración pasada en Tabasco.

Los vecinos nunca imaginaron que había algo de valor en el inmuebleUbicada en el Ejido Lomitas de Nacajuca y flanqueada por casas de familias y varios negocios, como carnicerías y tiendas de abarrotes, el inmueble de dos plantas se encuentra asegurado y delimitado con cintas de la Procuraduría General de Justicia Estatal (PGJE).

En un recorrido por el lugar, vecinos señalaron que la estructura comenzó a edificarse hace un año y medio y la refaccionaria, denominada Jumali, abrió sus puertas en diciembre pasado, en la que laboraban tres o cuatro personas.

Negocio cerrado

El negocio luce con la cortina de hierro cerrada y a un costado, dentro de la misma propiedad, hay una escalera que culmina en una puerta de hierro, donde se ubica la casa-habitación.

Junto a la carretera, policías municipales de Nacajuca y ministeriales vigilan la propiedad, así como una camioneta tipo Estaquitas color gris, con placas VR-13-409, estacionada frente a la refaccionaria, la cual también está asegurada.

En el lugar se encuentran dos unidades móviles, una de criminalística de la procuraduría estatal y otra de la Agencia del Ministerio Público.

Otro inmueble en Villahermosa

Otros vecinos refirieron que en la propiedad no observaron ni vigilancia de seguridad privada ni movimientos sospechosos a ninguna hora, por lo cual nunca imaginaron que había algo de valor allí y menos tal cantidad de dinero en efectivo.

Después, en un recorrido que organizó la procuraduría local, se llegó al segundo inmueble que fue cateado la víspera en pleno centro de Villahermosa, donde se localiza un despacho del extesorero José Sáiz, de la pasada administración de Andrés Granier.

En el portón de acceso al edificio de tres plantas en la calle Sánchez Magallanes, sólo se observan dos papeletas pegadas con la leyenda "restringido".