El presidente de Italia, Sergio Mattarella, enfatizó hoy que se debe defender y preservar la amistad con Francia y restablecer de inmediato el “clima de confianza”, luego que París llamó a consultas a su embajador en Roma, en medio de una crisis diplomática entre ambas naciones.

“Las relaciones consolidadas de amistad y colaboración con Francia se deben defender y preservar (…) el clima de confianza se debe restablecer de inmediato entre los dos países amigos y aliados”, indicó Mattarella, según fuentes del Quirinale, citadas por el periódico Corriere della Sera.

“Esto pasa por la consideración de los intereses nacionales mutuos y el pleno respeto de la dinámica institucional de cada país”, aseguró el mandatario ante la confrontación diplomática más seria entre Roma y París desde la Segunda Guerra Mundial.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, consideró que “la relación entre Italia y Francia tiene una antigua raíz de orden cultural y económico y no puede ser cuestionada”.

El ministro italiano de Relaciones Exteriores, Enzo Moavero Milanesi, destacó que "Francia e Italia son naciones aliadas y la amistad entre los dos pueblos es profunda: la defensa y confrontación de sus respectivos intereses y puntos de vista no pueden afectar ni afectarán las relaciones sólidas que nos han unido por décadas", publicó el periódico La Repubblica.

La declaración de los máximos dirigentes italianos se da luego que este jueves Francia llamó a consultas a su embajador, Christian Masset, ante la serie de “declaraciones desmedidas”, “ataques sin fundamento y sin precedentes” de dirigentes italianos no ocurridos desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, denunció el Ministerio francés de Relaciones Exteriores.

La crisis diplomática franco–italiana se agravó luego que el martes el vicepresidente del Consejo de Ministros y líder del partido Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio, se reunió con el líder del movimiento francés “chalecos amarillos”, Christophe Chalencon, y los candidatos en la lista del movimiento de base para las elecciones de mayo próximo al Parlamento Europeo.

Desde enero pasado Di Maio y el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, manifestaron su apoyo a las protestas de los “chalecos amarillos” en Francia,

Sin embargo, la crisis diplomática entre Italia y Francia lleva semanas de tensión en temas como inmigración y controles fronterizos, sobre denuncias de injerencias en los asuntos franceses para atender el movimiento de los “chalecos amarillos”, y la gestión de la crisis en Libia, entre otros temas.