Río Aruna, un espacio para convivir con la naturaleza de Cuatro Ciénegas

En el norte de la entidad el pueblo mágico de Cuatro Ciénegas resguarda bellos paisajes naturales, donde el color de la arena propia del desierto contrasta con el verde de sus montañas y el azul de...

En el norte de la entidad el pueblo mágico de Cuatro Ciénegas resguarda bellos paisajes naturales, donde el color de la arena propia del desierto contrasta con el verde de sus montañas y el azul de sus ríos, como el río Mezquites o Parque Aruna, como hoy se le conoce.

Se trata de un balneario natural de aguas templadas y transparentes en el que se puede bucear y nadar o recorrerse en kayak (embarcación tripulada por uno o varios individuos que se impulsa por medio de pala).

A diario Parque Aruna (Nuevo Amanecer) arriban turistas de México y el extranjero, sobre todo de Alemania, China y Estados Unidos, quienes quedan seducidos por sus bellos paisajes y transparentes aguas, donde incluso pueden observarse amplia variedad de peces.

Aquí como en todo Cuatro Ciénegas está prohibida la caza de animales, pues desde 1994 este valle ha sido catalogado como Área Natural Protegida con el carácter de área de Protección de Flora y Fauna.

Y es que en esta región habita un amplio abanico de especies naturales, muchas de ellas endémicas (únicas del lugar), como la tortuga bisagra, compartió Julio César Escobedo González, gerente del Parque Aruna, también conocido como Parque Natural Río San Marcos.

En el complejo natural, donde existen medidas de higiene y protección para las especies, se observan esas tortugas de talla mediana que se alimentan de pequeños peces, así como de forrajes y de plantas acuáticas e insectos.

De acuerdo con Escobedo González, los visitantes a ese balneario natural pueden nadar sin restricción, más que la de no dar de comer a la fauna ni intentar agarrarla. “La gente está muy consciente de que son especies únicas y respetan su habitat, ya que existe en todos nosotros la cultura de la preservación”, anotó.

Fue apenas en marzo de 2019 cuando volvió a abrir sus puertas este sitio, ahora con una nueva administración que promueve la conservación de la flora y la fauna de la región, que es única a nivel mundial y ha sido catalogada como tesoro natural de Coahuila y de México.

En administraciones pasadas la gente entraba al río sin restricción, incluso dejando su basura a la orilla del río, que por el viento era arrastrada hacia éste.

Sin embargo, a casi un año de su reapertura el lugar luce limpio y en sus alrededores se han acondicionado palapas, asadores, sanitarios y muchos botes de basura, a fin de mantener este bello lugar.

Al balneario no sólo se va a nadar, sino también se pude ser partícipe de las veladas astronómicas en las que un experto del Museo del Desierto, ubicado en Saltillo, da cuenta de la mitología que existe detrás de las constelaciones.

Por la noche y a través de telescopios, el público puede apreciar de cerca las estrellas mientras conoce la historia y las investigaciones sobre ellas.

A decir de Escobedo González, en 2019 habrá más sorpresas para los visitantes a ese lugar, ya que se busca ofrecer nuevas experiencias sin alterar el entorno natural del río.