Para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero y lograr las metas a las cuales se comprometió México para hacer frente al cambio climático, es fundamental detener la deforestación e impulsar la gestión sostenible de los bosques y selvas, enfatizó el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS).

En un comunicado, en el marco del Día Mundial por la Reducción de las emisiones de CO2 y en un contexto global de urgencia por enfrentar el cambio climático, el Consejo resaltó que es necesario garantizar los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales.

Señaló que México, como en gran parte del mundo, los bosques y selvas están habitados por esos pueblos y comunidades, quienes a lo largo de siglos han conservado estos ecosistemas con sus labores de manejo y aprovechamiento sostenible.

Gracias a este trabajo los bosques absorben buena parte de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del país.

“Para avanzar en el cumplimiento de estos compromisos internacionales, al tiempo que se asegura la conservación activa de los bosques y la generación de ingresos y empleos para las comunidades rurales, es fundamental que la nueva administración invierta en el desarrollo de capacidades productivas", afirmó Sergio Madrid, director del organismo.

Añadió que "la generación de mercados locales que reconozcan el valor del trabajo de conservación de los ecosistemas y de los servicios ambientales que se generan con dichas actividades de manejo sostenible de los recursos”.

En bosques jóvenes, como los que se aprovechan y regeneran, el carbono es retenido o capturado más rápidamente mediante el proceso de fotosíntesis. Mientras tanto, en bosques maduros, donde el crecimiento es lento, el carbono ya no se captura tan rápido, aunque es incorporado al suelo a través de la materia orgánica muerta y descompuesta, convirtiéndose estos bosques en depósitos de carbono.

De acuerdo con la Sexta Comunicación de México ante la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático, actualmente los ecosistemas forestales absorben aproximadamente el 26 por ciento de las emisiones totales de gases de efecto invernadero (GEI) de todos los sectores del país.

Por su parte, el sector Uso de Suelo, Cambio de Uso de Suelo y Silvicultura emite apenas el 4.9 por ciento de esas emisiones. Es decir, estos ecosistemas absorben mucho más carbono que el que generan. Este potencial de absorción se puede incrementar si se fortalecen las labores de manejo forestal y se logra detener la deforestación.