El secretario de Seguridad Pública de Nuevo León, Aldo Fasci Zuazua, reveló hoy que solicitó la destitución de siete funcionarios de la Dirección General de Administración, por presuntos actos de corrupción y nexos con el crimen organizado.

Luego de participar en la reunión de seguridad estatal, también informó que presentó denuncias contra unos 80 ex funcionarios y empleados de la Administración Penitenciaria, quienes serán separados, cesados e investigados.

"Ordené la destitución de siete servidores públicos de la Dirección General de Administración, el resguardo y aseguramiento de las oficinas, de toda la documentación", y también se presentaron denuncias ante la Procuraduría General de la República, dijo.

Añadió que se presentaron denuncias ante la PGR, por presuntos actos de corrupción de ex funcionarios de la Administración Penitenciaria.

Fasci Zuazua señaló que “vamos a presentar denuncias para la investigación de personas ligadas con el crimen organizado, vamos hacer limpia completa, estamos hablando de 80 personas que serán separados, cesados e investigados, ligados por actos de corrupción y posibles nexos con el crimen organizado".

Para llevar a cabo estas acciones, indicó que solicitó el respaldo del gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

“Le pedí su apoyo, y yo espero que me lo dé, porque es un tema difícil, complicado, y no lo podemos dejar así “, expresó.

Recalcó que “no es fácil manejar un tema de este tamaño, pero tenemos que hacerlo público, porque es la realidad, tenemos que limpiar la corporación".

También aclaró que no había entregado su renuncia ante el mandatario estatal, como trascendió en la prensa local.

"No fue una renuncia, yo le pedí ayuda al gobernador, él es mi jefe, es el que debe decidir y él toma la decisión, yo no he presentado la renuncia", aseguró.