Al cierre de noviembre de 2018, los activos en fondos que invierten en renta variable fueron de 662 mil 213 millones de pesos, lo que representó una baja de 5.3 por ciento respecto a octubre pasado, y sumaron tres meses consecutivos con minusvalías.

De acuerdo con las cifras de la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB), ese porcentaje significó 37 mil 84 millones de pesos menos en relación con los 699 mil 297 millones de pesos de octubre de 2018.

De manera anual, estos fondos que invierten en acciones mostraron una baja de 3.0 por ciento, equivalente a 20 mil 444 millones de pesos menos a lo registrado en noviembre de 2017, cuando se registraron recursos por 682 mil 657 millones de pesos.

Durante 2018, hasta el mes de noviembre, los fondos de renta variable mostraron seis meses con minusvalías, los últimos tres fueron de forma consecutiva, como reflejo de la alta volatilidad que sufrieron los mercados financieros, derivado de factores externos y locales.

Los fondos de renta variable representaron 28.33 por ciento de los recursos totales bajo administración de fondos de inversión en el país, que al cierre de noviembre llegaron a dos billones 337 mil 233 millones de pesos.

Por número de clientes, estos fondos reportaron 237 mil 487 usuarios al cierre del onceavo mes del año pasado, el 10 por ciento del total de clientes en el sector, que superan los dos millones 355 mil personas (físicas y morales).

En el mercado hubo un total de 353 fondos de inversión en renta variable en el mes de referencia, cifra menor si se compara con los 284 fondos que hubo en noviembre de 2017.