El canciller venezolano, Jorge Arreaza, exigió hoy a Colombia un canal de diálogo diplomático para conjurar el riesgo de confrontaciones entre ambos países y demandó respeto al gobierno de Nicolás Maduro, que asumirá un nuevo mandato el próximo jueves 10 de enero.

En declaraciones hechas a la radio local, Arreaza consideró que Colombia y Venezuela “tenemos ese deber histórico de conversar”, e incluso, añadió, “de caernos a gritos si es necesario, pero hacerlo entre nosotros y resolver los problemas entre nosotros”.

Ratificó que como canciller de Venezuela “yo voy a donde él (el canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo) quiera, cuando él quiera.”

Lamentó que desde que Iván Duque asumió la presidencia de Colombia, en agosto pasado, el diálogo entre ambos países se redujo al silencio.

De nada, añadió, han servido las cartas de Caracas a Bogotá, ni el encuentro casual de ambos cancilleres en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

Arreaza reclamó al canciller colombiano que le haya dicho que carecía de la "autorización del presidente Duque para comunicarme con ustedes".

Esto, insistió el canciller venezolano, “además de sorprendernos nos duele, porque Colombia y Venezuela tenemos ese deber histórico de conversar".

Consideró que la "incomunicación" con Colombia resulta “una locura”, y admitió que "lo que más preocupa en este caso es que si la diplomacia se agota lo que queda es la guerra".