La aprobación del presidente chileno Sebastián Piñera registró una abrupta caída de más de 16 puntos porcentuales entre marzo y el cierre de 2018, confirmó hoy un estudio de la consultora Adimark.

En una segunda vuelta electoral en marzo de 2018, Piñera ganó un segundo mandato presidencial con el respaldo del 54.4 por ciento de los electores chilenos, pero al cierre del mismo año su aprobación fue de sólo 38 por ciento, expuso la consultora.

Piñera, quien gobernó Chile por vez primera entre 2010 y 2014, tuvo un grado de desaprobación en diciembre último de 52 por ciento, atribuido al escándalo que involucró a la policía militarizada de Carabineros en un incidente armado que costó la vida del indígena mapuche Camilo Catrillanca.

En consecuencia, el mandatario se vio obligado a un segundo cambio del alto mando en menos de nueve meses, que llevó al retiro de 35 generales.

Piñera perdió seis puntos porcentuales respecto de noviembre, y la desaprobación del mandatario repuntó tres puntos, siempre según el estudio de Adimark.

Por segmentos, el ámbito de las mujeres es el que mayor caída registra en su apoyo al mandatario, un retroceso de 12 puntos porcentuales a pasar del 44 al 32 por ciento.

Un fenómeno parecido ocurre en las regiones del país, donde Piñera acusa una baja de 10 puntos porcentuales, que va del 47 al 37 por ciento. En general, el sector masculino mantiene estable la aprobación de Piñera en 45 por ciento.

La aprobación promedio de Piñera al comparar sus dos periodos presidenciales se ubica en 55 en 2010, impulsado en buena parte por el exitoso rescate de 33 mineros, mientras que en 2018 fue de 48. La desaprobación promedio fue de 32 por cientpo en 2010 y de 42 en 2018.