En la presentación del Plan Nacional del IMSS 2018-2024, su director general Germán Martínez Cazares se comprometió a trabajar para hacer frente al reto que asumió el gobierno federal de garantizar a los mexicanos el acceso a la salud.

En el acto que encabezó el presidente Andrés Manuel López Obrador, el funcionario federal reconoció el interés del sindicato de trabajadores del IMSS para apoyar y colaborar en los programas prioritarios.

Martínez Cazares indicó que se "reanimará" el programa IMSS Bienestar para que se haga cargo de proveer de inmediato los servicios de salud a los mexicanos más desprotegidos que no cuentan con seguridad social como empleadas domésticas y trabajadores del campo.

La afiliación a dicho programa iniciará en los estados de Chiapas, Veracruz, Tabasco y Oaxaca y tendrá el apoyo de brigadas de estudiantes y profesionales de medicina, además de que se revitalizarán los centros de atención rural para alejar a los adolescentes de las drogas.

Abundó que se busca un Seguro Social incluyente, donde en los consulados de Estados Unidos puedan afiliarse al Instituto mexicanos que viven en ese territorio y se fortalezca a los trabajadores del campo.

Además se impulsarán modelos de atención telefónica de medicina y atención domiciliaria, y se avanzará en la digitalización de trámites como incapacidades, receta médica, entre otros.

El titular del IMSS aseveró que esta institución debe rendir cuentas, tener mayor control social y mayor información, y planteó la revocación del mandato interno a quienes no cumplan metas ni instrucciones.

Finalmente señaló que también se coordinará con las diferentes áreas del gobierno y acatará las líneas y mandatos de salud pública que determine la Secretaría de Salud.