El comandante de la Fuerza Aérea estadounidense dijo el viernes que las agresiones sexuales en su rama usualmente involucran bebidas alcohólicas y tienen su base en una falta de respeto hacia las mujeres.

No hay una solución mágica para el problema "Tenemos un problema de ausencia de respeto a las mujeres, que lleva a muchas de las situaciones que resultan en agresiones sexuales en nuestra Fuerza Aérea", dijo el general Mark Welsh en una larga conversación con reporteros en sus oficinas en el Pentágono.

Welsh habló un día después de que él y otros líderes militares fueron convocados a la Casa Blanca para discutir el problema de las agresiones sexuales con el presidente Barack Obama, quien ha expresado impaciencia ante la incapacidad del Pentágono de resolverlo.

El general dijo que combatir el problema, que caracterizó como crisis, es su prioridad como jefe del estado mayor de la Fuerza Aérea. Dijo que él revisa todos los casos reportados de agresión sexual — el año pasado hubo 792 en la Fuerza Aérea.

Welsh habló de las críticas sobre los comentarios que emitió la semana pasada, en respuesta al Congreso, cuando dijo que el problema podía ser explicado en parte por una mentalidad de relaciones informales en la sociedad en general. Algunos dijeron que sus declaraciones insinuaban que la culpa era mayormente de las víctimas.

"Si tuviera que hacerlo de nuevo, me tomaría más tiempo para responder, en lugar de comprimir la respuesta", dijo, y añadió que lo que trataba de decir era que toda persona que ingresa a la Fuerza Aérea debe ser instruida en "la idea de respeto, inclusión, diversidad y el valor de cada individuo".

"No lo expresé de esa forma en la audiencia, y hubiera querido haberlo hecho porque pienso que di, especialmente a víctimas, la posibilidad de que alguien malinterpretase lo que dije como si yo estuviese culpando a las víctimas", reconoció, y agregó que como resultado, "lo siento por ello, porque eso no podía estar más lejos de la verdad".

Obama dice que el problema es un "flagelo"

Obama dijo luego de la reunión del jueves con los líderes militares que está determinado a eliminar el "flagelo" de las agresiones sexuales en las fuerzas armadas, aunque advirtió que tomará un esfuerzo largo y sostenido por todos los miembros.

"No hay una solución mágica para el problema", dijo Obama.

"No vamos a parar hasta que veamos este flagelo eliminado de las mejores fuerzas armadas en el mundo", dijo Obama en declaraciones a reporteros.

El problema, que ha plagado las fuerzas armadas desde hace décadas, ha sido lanzado a la palestra por casos recientes, incluyendo uno en el que un oficial de la Fuerza Aérea que encabezaba una oficina de prevención de abusos sexuales fue arrestado por agresión sexual.