Transplante de brazos
Marco Gabriel Granados, habló en conferencia sobre el transplante de brazos que se le realizó. NOTIMEX/GUSTAVO DURÁN

A un año de que se le trasplantaron ambos brazos, Gabriel Granados Vergara, el primero caso en América Latina en someterse a esta intervención, ha recuperado 50 por ciento de su movilidad y los médicos no dudan en afirmar que logrará avanzar al 70 e incluso al 100%.

Esta intervención es una de las 8 que se han realizado en el mundo y conjuntó el esfuerzo de diversas instituciones de salud y 40 profesionales de diferentes áreas de medicina.

Hoy hay dos candidatos más en espera para realizarse un procedimiento de este tipo La historia de este paciente inició el 4 de enero del 2011, cuando el pacienteque lo dejó sin extremidades superiores y a 10 centímetros de un precipicio de 9 metros. No se queja. sufrió una fuerte descarga eléctrica

Contador público y ex perito de la Procuraduría de Justicia capitalina, hoy cursa en la UNAM el cuarto semestre de la carrera de Derecho y ha empezado a salir solo, lo que significa independizarse cada vez más. Eso sí, día tras día, sin descansar sábados o domingos, se rehabilita durante 6 horas, auxiliado tanto por especialistas como por su familia.

En conferencia de prensa en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, el médico Martín Iglesias Morales, coordinador de este proyecto, expuso que hoy hay dos candidatos más en espera para realizarse un procedimiento de este tipo, y que a futuro el reto de México es el trasplante de cara.

Los médicos estaban preparados para ayudar a Granados Vergara, porque desde el 2005 trabajaban en el protocolo de trasplantes compuestos; es decir todo aquello que se requiere a extremidades superiores y cara. Eso sí, obtener una operación como esta parece un milagro, porque requiere condiciones específicas tanto de donante como de donador.

En este caso, el receptor tuvo una amputación bilateral de extremidades superiores, es sano, psicológicamente estable para entender lo que significa este procedimiento y sus complicaciones; además de tener un núcleo familiar sólido que lo apoya, porque depende mucho de él. Cuenta con los recursos necesarios para obtener los inmunosupresores, que en este caso ofrece el ISSSTE.

El donador es un paciente masculino que tenía 34 años de edad que tuvo muerte cerebral debido a un accidente por arma de fuego a nivel de cráneo y que después de estudiarlo fue donador multiorgánico.