La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) trabajará con autoridades homólogas de la Ciudad de México, Estado de México, Jalisco, Baja California, Guanajuato y Nuevo León para reforzar los mecanismos de prevención y vigilancia de actividades generadoras de contaminación atmosférica.

Lo anterior, particularmente durante las fiestas de Fin de Año, Día de Reyes y regreso a clases.

En un comunicado, se informó que el subsecretario de Gestión para la Protección Ambiental de la Semarnat, Sergio Sánchez, encabezó una reunión en la que participaron las secretarias y secretarios de Medio Ambiente de la Ciudad de México, Marina Robles; de Guanajuato, María Isabel Ortiz; de Jalisco, Sergio Graf, y de Nuevo León, José Manuel Vital.

Además de representantes de la Secretaría de Medio Ambiente del Estado de México y de Baja California, y de las Secretarías de Salud, Agricultura y Desarrollo Rural, de Conafor, Conagua y Profepa, además de Humberto Hernández Peralta, director del Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

El objetivo del encuentro fue articular acciones conjuntas para prevenir y hacer frente a contingencias de contaminación atmosférica en distintas ciudades del país.

Los participantes reafirmaron su voluntad de articular esfuerzos para reducir la incidencia de contingencias ambientales por contaminación del aire para proteger la salud pública, así como de colaborar en el fortalecimiento de sus programas para mejorar la calidad del aire en el corto, mediano y largo plazo.

Cabe destacar que los pasados días 24 y 25 de diciembre el Área Metropolitana de Monterrey, las ciudades de Celaya, Irapuato, León, Mexicali, Salamanca y Tijuana, y las zonas metropolitanas de Guadalajara y Valle de México presentaron niveles de contaminación por partículas que detonaron programas de pre-contingencia y contingencia ambiental.

Los representantes de gobiernos locales coincidieron en que las principales fuentes que ocasionaron la elevación de los niveles de contaminación fueron la quema ilegal de juegos pirotécnicos y cohetes, las fogatas con llantas y otros residuos, las quemas agrícolas, las obras públicas, las emisiones industriales y los incendios forestales.

También reconocieron que en circunstancias de tráfico normales el aporte del sector transporte hubiese sido mayor.

De esta forma, se tomaron acuerdos para reforzar las acciones de prevención, vigilancia y detección de incidentes en las fuentes de contaminación citadas, una mayor coordinación entre niveles de gobierno y la difusión preventiva de los pronósticos de contaminación atmosférica.

Asimismo, se discutieron acciones de educación ambiental para que la población evite exponerse a la contaminación y participe en la mejora de la calidad del aire. El objetivo es ampliar el acceso a conocimientos y cambiar hábitos en favor de un aire limpio.

También, acordaron estrechar sus lazos de comunicación y coordinación para revisar y mejorar la calidad de los inventarios de emisiones, los sistemas de monitoreo atmosférico y meteorológico, la revisión de normas oficiales mexicanas y campañas permanentes de cultura ambiental para que la población adopte hábitos saludables y de protección a la calidad del aire.