Los melómanos tuvieron un gran banquete sonoro este 2018, entre conciertos, festivales y presentaciones en vivo de diversa duración que realizaron diferentes exponentes nacionales e internacionales, quienes incluyeron a México como parte de su gira.

Varias fueron las estrellas que pisaron por primera vez tierra mexicana y por esto mismo las expectativas aumentaron entre sus seguidores, quienes no dudaron en adquirir y agotar entradas para sus espectáculos.

Una de las más ovacionadas fue la cantante estadunidense Camila Cabello, quien a finales de 2016 se separó del grupo musical Fifth Harmony para lanzarse en solitario, pero hasta este año es que la artista de origen cubano ha visto crecer su éxito y ha comenzado a sumar galardones en su trayectoria.

Su hit “Havana”, con el cual ganó el premio a Mejor Canción del Año en los MTV Music Awards, fue uno de los temas que cantó durante el recital que ofreció el 24 de septiembre en el Palacio de los Deportes.

Allí sorprendió a miles de asistentes cuando cantó mariachi y recordó el tiempo que vivió en el país, durante su infancia, pues su padre es de México y ella se muestra orgullosa de ser mexicana.

“Hola mi México, bienvenidos al tour, es un placer estar cantándoles a ustedes. Este es mi primer concierto en mi México lindo y querido”, afirmó Cabello, quien tuvo como invitado a Noel Schajris.

Otro artista que debutó en este país es el cantante, compositor y productor The Weeknd, quien debido a la alta demanda de boletos abrió dos fechas: el 22 y el 23 de octubre.

Durante estas presentaciones el intérprete canadiense se mostró muy entusiasta y aunque interactuó poco con los asistentes, los invitó a bailar con su rythm and blues y música dance bajo un espectacular juego de luces.

“Hey, es mi primera vez en México. Espero regresar y regresar cada vez más, por muchas, muchas veces más. Los amo de verdad, gracias por estar aquí”, dijo el intérprete de “Starboy” y “I feel it coming” a sus seguidores reunidos en el Palacio de los Deportes.

En el terreno nacional alguien que dio mucho de qué hablar fue Luis Miguel, quien generó mucha polémica todo el año tanto por problemas de cancelaciones, actuaciones deficientes y discusiones con sus músicos o con su equipo de trabajo durante algunos conciertos, como por la muy exitosa transmisión de la serie de su vida.

A principio de este mes los organizadores del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar anunciaron que fracasaron en su intención de contratarlo, pues él cantante puso “trabas” para que televisaran su espectáculo, el cual estaba considerado para abrir la edición 60 de ese certamen musical, en febrero próximo.

Durante la entrega de los Grammy Latino fue abucheado, cuando se dio a conocer que no asistió a recoger el premio que ganó en la categoría de Mejor Álbum del Año, por su placa “¡México por siempre!”.

Por diversas situaciones cuatro veces canceló y reprogramó conciertos: en Morelia, Irapuato, Acapulco y en Hermosillo. En esta última ciudad se presentó para el 18 de diciembre, pero durante el concierto recriminó a su equipo las fallas de audio e incluso se le vio hacer una señal obscena a sus músicos.

Además el público se quejó fuertemente a través de redes sociales por el concierto que dio el 10 de diciembre en el Auditorio Nacional, al reclamar que salió casi hora y media tarde, no se le entendía lo que cantaba, que tarareaba o no se sabía los temas y que se ausentaba demasiado del escenario.

Sin embargo el indudable éxito de su bioserie causó un nuevo interés por su música, al grado de convertirse en el intérprete más escuchado del año en “streaming”, con un aumento de 50 por ciento en el número de reproducciones en Spotify, lo que también se notó en la asistencia sus presentaciones en vivo.

Una estrella internacional que este año canceló sus presentaciones fue Demi Lovato, quien tenía programado presentarse el 20 de septiembre en la Arena Ciudad de México y dos días después en la Arena Monterrey, como parte de su gira “Tell me you love me”.

Las cancelaciones se debieron a problemas de salud, ya que la antes chica Disney, quien ya ha cantado en México, fue hospitalizada por una sobredosis supuestamente de heroína.

Hace tres días la intérprete de temas como “Skyscraper” emitió un tuit en el cual pidió que no se haga caso a especulaciones sobre sus adicciones, que el proceso de rehabilitación solo le interesa a ella y que si tuviera algo que anunciar, lo hará ella misma; “estoy sobria y agradecida por estar viva y poder cuidar de mí”.

Uno de los conciertos más esperados por muchos fue el de la colombiana Shakira, quien hizo vibrar a 50 mil personas en el Estadio Azteca con su música y movimiento de caderas, a pesar del mal clima que se sufrió esa tarde.

Minutos antes de que iniciara la presentación se desató una tormenta eléctrica, por lo cual las autoridades ordenaron no comenzar el concierto hasta que dejaran de caer rayos; algunas personas se resguardaron en los túneles del recinto, pero a otras muchas no les importó mojarse, con impermeable, paraguas o sin él.

Aunque estaba programado el inicio para las 20:45, el espectáculo debió empezar poco antes de las 22:00 horas; “siete años, México. No podía esperar un día más para verlos”, exclamó la también productora tras los primeros acordes.

Más de 50 mil personas disfrutaron de esa primera velada, el 11 de octubre, con la cual comenzó la fase de “El Dorado World Tour” en América Latina.

La banda de rock alternativo Garbage se presentó el 1 de noviembre en la Arena Ciudad de México, en donde sorprendió a sus fans por cantar temas inéditos y celebrar el Día de Muertos.

“Esta noche se escucharán temas que nunca habíamos tocado antes en vivo y que nunca más lo haremos, ustedes son especiales, los amamos”, afirmó la cantante Shirley Manson, quien agradeció a los mexicanos compartir con ellos esa fecha, “cuando celebran y recuerdan a los seres queridos que ya no están aquí”.

El 2 de octubre estuvo en el Pepsi Center el ícono del post punk: Nick Cave, quien sacudió el corazón de siete mil 700 fanáticos, con los éxitos de su discografía en el último bloque de esta fiesta invitó al escenario a varias personas para que lo acompañaran y caminó entre el público compartiendo su pasión.

Otros espectáculos que generaron expectación este año fueron los de: Lenny Kravitz, quien se presentó el 13 abril, Arena Ciudad de México, mismo sitio donde los días 3 y 4 de mayo se disfrutó a Katy Perry en su “Witness: The tour”.

Bruno Mars compartió su música el 2 y el 3 febrero en el Foro Sol, en un energético concierto, durante el cual se le escuchó decir en español “Hola muchacha. Soy yo, el jefe, el patrón: don Brunito”.

Ahí mismo la mítica banda Depeche Mode tocó 11 y 13 marzo, ambos con 65 mil almas reunidas; en tanto que el quinto día del mes siguiente fue el turno de The Killers, donde la nota la dio un mexicano de nombre José Luis, que nervioso pero correctamente tocó la batería con sus ídolos.

El Palacio de los Deportes fue sede de los conciertos de un elegante Sam Smith, que cambió tres veces de vestuario durante su espectáculo del 27 julio; así como de Harry Styles, quien cantó los días 1 y 2 junio en sus primeros espectáculos en solitario en el país, después de dejar la banda One Direction.

En el mismo sitio y después de 23 años de no tocar tierras mexicanas, Phil Collins hizo oír su música el 9 marzo, acompañado de un bastón de madera y su hijo de 16 años en el piano y la batería.

Mientras que el concepto Rock en tu idioma sinfónico, liderado por Sabo Romo, estuvo presente en el Palacio de los Deportes, en el Foro Sol, como parte del Evento Exa y de manera gratuita en el Zócalo de la Ciudad de México, en el marco del activismo para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas.