> Greenpeace ve como limitada iniciativa europea de reducción de plásticos

Greenpeace ve como limitada iniciativa europea de reducción de plásticos

Tras el acuerdo de la Unión Europea (UE), luego de intensas negociaciones, de un conjunto de normas pioneras para eliminar y reducir los plásticos de un solo uso, Greenpeace advirtió que no aborda...

Tras el acuerdo de la Unión Europea (UE), luego de intensas negociaciones, de un conjunto de normas pioneras para eliminar y reducir los plásticos de un solo uso, Greenpeace advirtió que no aborda completamente la urgencia de la crisis de producción masiva a la que hay que enfrentarse.

Reconoció que es un paso importante que hay que celebrar, pero ha habido un fuerte lobby por parte de las empresas que controlan este sector que, al ser respaldado por algunos gobiernos, ha acabado debilitando y retrasando la ambición inicial de esta propuesta y el voto del Parlamento.

La responsable de la campaña de plásticos de Greenpeace, Alba García, indicó que “las nuevas reglas que la UE pone hoy sobre la mesa son un excelente primer paso para combatir la contaminación por plásticos que está asfixiando los ríos y océanos”.

No obstante, apuntó que existe el riesgo de que los productores de plástico, que se nutren de esta cultura de usar y tirar, no tengan que asumir ninguna responsabilidad de reducción cuando se apliquen estas medidas.

Destacó que España ha sido uno de los países que ha apostado fuerte por medidas ambiciosas durante las negociaciones.

Por ello, ahora debe comprometerse también a responsabilizar a los productores para que reduzcan de forma drástica la producción de envases de plástico de un solo uso y fomenten los envases reutilizables, y a seguir limitando el uso de plástico de usar y tirar, que amenaza la naturaleza y nuestra salud.

Las medidas finales del acuerdo incluyen, entre otros puntos, prohibir varios artículos de plástico para 2021, incluyendo popotes, cubiertos, platos, removedores de bebidas, aplicadores para limpiar los oídos y palos de globos de plástico de un solo uso, además de plásticos oxodegradables o envases y vasos de poliestireno expandido.

Asimismo, asegurar que los fabricantes paguen por la gestión de residuos y las limpiezas de varios artículos de plástico de un solo uso, como las colillas de cigarrillos y artes de pesca.

Sin embargo, Greenpeace sostuvo que el acuerdo no cumple con lo que se necesita para enfrentar la crisis de esta contaminación por plásticos en áreas clave, debido a que no hay ningún objetivo vinculante a nivel de la UE para reducir los envases de alimentación y vasos, excepto poliestireno.

Además, hay un retraso de cuatro años, de 2025 a 2029, para garantizar que el 90 por ciento de las botellas de plástico se recojan de forma separada.

La organización ecologista subrayó que esta directiva, que los países miembros ahora tendrán que aplicar, puede ser un golpe importante a la contaminación por plásticos que afecta al mundo.

Añadió que su impacto real depende de la ambición que los gobiernos tengan a la hora de implementarla.

Greenpeace demandó al gobierno de España a que adopte objetivos ambiciosos de inmediato para acabar con los plásticos de un solo uso y para garantizar que los productores paguen por la contaminación que generan.

Aseveró que cientos de miles de personas en España, y millones alrededor del mundo, ya han exigido ese cambio.

Mañana, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, firmará la directiva acordada. Luego, los Estados miembros tendrán dos años para trasladarla a las leyes nacionales, que deberían entrar en vigor a principios de 2021, como muy tarde.