> Fundamenta Chile su abstención en votación de pacto migratorio

Fundamenta Chile su abstención en votación de pacto migratorio

El gobierno chileno fundamentó hoy su abstención en la votación del Pacto Global para la Migración Segura, Ordenada y Regular en la Organización de Naciones Unidas (ONU), en que el documento...

El gobierno chileno fundamentó hoy su abstención en la votación del Pacto Global para la Migración Segura, Ordenada y Regular en la Organización de Naciones Unidas (ONU), en que el documento incentiva la migración irregular.

El canciller chileno Roberto Ampuero señaló ante periodistas que “hemos decidido abstenernos de votar a favor del Pacto para la Migración, dado que no resguarda completamente los legítimos intereses de nuestro país y dificulta la protección de nuestras fronteras”.

"El Pacto incentiva la migración irregular, pues no distingue claramente entre inmigrantes regulares e irregulares en lo relativo a la reunificación familiar y al otorgamiento de beneficios sociales”, insistió.

Además, el gobierno del presidente Sebastián Piñera consideró que el documento “promueve el ingreso de inmigrantes vulnerables, que no han solicitado asilo ni han sido reconocidos como refugiados”.

Comentó que “el Pacto introduce nuevos requerimientos para el retorno de migrantes. Ello significa para el país de destino, incluso después de la expulsión, crear condiciones para la integración económica y social de los migrantes retornados”.

Ampuero enfatizó que “el Pacto afecta el derecho soberano de todo Estado a decidir cómo resguardar sus fronteras, y especialmente, las condiciones de ingreso a su territorio".

"La forma en que Chile regula su política migratoria es un asunto de carácter esencialmente interno, sin perjuicio de la colaboración multilateral”, subrayó el canciller.

Pese a la abstención, Ampuero indicó que “Chile es un país que cree profundamente en la importancia del multilateralismo y está comprometido con el diálogo y también la colaboración internacional, especialmente, en materia de migraciones”.

Recordó que el gobierno busca una inmigración “segura, ordenada y regular. Esto significa, ejercer una política de puertas abiertas para recibir a aquellos migrantes que vienen a iniciar una nueva y mejor vida, con la intención de respetar nuestras leyes”.

“Pero, al mismo tiempo, significa ejercer una política de puertas cerradas para detener la entrada irregular y evitar que ingresen aquellos que vienen a hacernos daño; como los delincuentes, narcotraficantes, el crimen organizado y los grupos de trata de personas”, puntualizó.