> Japón puede ser una de las mejores apuestas para 2019

Japón puede ser una de las mejores apuestas para 2019

Japón enfrenta menos problemas micro y macroeconómicos en comparación con Estados Unidos, Europa y China, por lo que podría ser una de las mejores apuestas en 2019, según el analista financiero...

Japón enfrenta menos problemas micro y macroeconómicos en comparación con Estados Unidos, Europa y China, por lo que podría ser una de las mejores apuestas en 2019, según el analista financiero Viktor Shvets

Shvets, jefe de la estrategia asiática para el equipo de mercados globales y productos básicos del grupo financiero Macquarie, indicó que Japón podría estar en un camino más sostenible en relación con los otros países, en medio de la volatilidad del mercado global y la desaceleración del crecimiento.

En Estados Unidos, el gobierno del presidente Donald Trump y el Congreso están divididos, mientras que Europa se está preparando para las elecciones al Parlamento Europeo y del reemplazo del presidente del Banco Central Europeo el próximo año.

"No es necesariamente que Japón no tenga problemas. Es solo que (el Banco de Japón) sabe exactamente lo que están haciendo. El gobierno de Japón ha estado administrando la economía japonesa durante más de tres décadas", explicó Shvets a la cadena estadunidense CNBC News.

Otros aspectos positivos en la economía de la nación asiática incluyen la buena salud del sector privado, agregó Shvets. "Así que creo que Japón podría terminar siendo el activo con mejor rendimiento", puntualizó.

Los pronósticos de la OCDE han demostrado que las estimaciones de crecimiento global probablemente se hundirán en 2019 debido a las tensiones comerciales y al endurecimiento de las condiciones financieras.

Estados Unidos y China, las dos mayores superpotencias económicas del mundo, han estado envueltos en una amarga guerra comercial durante la mayor parte de este año.

Mientras que las dos partes han acordado una tregua de 90 días, la mayoría de los expertos dudan de que se puedan lograr pasos concretos para aliviar por completo las tensiones entre los dos gigantes económicos en tan poco tiempo.

"Lo que Estados Unidos quiere que China haga, China no puede dar. Lo que China quisiera que Estados Unidos hiciera, Estados Unidos no puede dar", dijo Shvets.

Además de reducir el déficit comercial con Beijing, Washington también ha hecho de la defensa de la propiedad intelectual y el robo de tecnología su prioridad.

Shvets señaló que los países que se roban la tecnología entre sí no eran nada nuevo, y han estado sucediendo desde el siglo XIX.

"Cualquier economía que está emergiendo y está creciendo usualmente roba tecnología de otras economías, eso no es nada nuevo. Cada una de ellas desde Estados Unidos, Alemania, Japón y Corea lo estaban haciendo", comentó.