El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, expresó este martes en la conmemoración de los 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que el reto ahora es implementar este documento para toda la humanidad.

En una ceremonia en la Asamblea General de la ONU, Guterres señaló que pese a que el documento es uno de los más traducidos en la historia, “nuestro desafío sigue siendo implementarlo en realidad para todas las personas en todas partes”.

Añadió que el texto es más que una fuente de inspiración y una declaración de principios, y que sus 30 artículos constituyen medidas prácticas para promover la paz y el desarrollo inclusivo más allá de los derechos humanos.

“Durante siete décadas, (la declaración) ha permitido a mujeres y hombres en todas las regiones exigir sus derechos y oponerse a las fuerzas de opresión, explotación, discriminación e injusticia”, aseguró.

Apuntó que las personas de todo el mundo han ganado progresivamente mayores libertades e igualdad, y que se han mejorado condiciones de profunda miseria y explotación económica.

El titular de la ONU, destacó además que los derechos de las mujeres han avanzado, junto con los derechos de los niños, las víctimas de discriminación racial y religiosa, los pueblos indígenas y las personas con discapacidad.

Asimismo, perpetradores de violaciones graves de los derechos humanos han sido responsabilizados por sus crímenes por los tribunales internacionales.

“Sin embargo, siete décadas después, todavía hay un largo camino por recorrer. Las mujeres, los hombres y los niños de todo el mundo aún sufren restricciones, o incluso la negación total de sus derechos humanos”, aseveró Guterres.

Subrayó que persisten torturas, ejecuciones extrajudiciales, detenciones sin juicio y otras violaciones graves de los derechos humanos, y que mujeres y niñas no contadas se enfrentan a la inseguridad, la violencia y la discriminación cotidianas.

Guterres alertó además sobre “una ola creciente de autoritarismo, intolerancia, xenofobia y racismo·.

Insistió en que solo respetando y promoviendo los derechos humanos, la comunidad podía alcanzar los objetivos de la agenda del desarrollo sostenible 2030 para lograr sociedades diversas, inclusivas y pacíficas que prosperen en un planeta sano.