El Proyecto de Presupuesto de Egresos para 2019, de 234 mil 016 millones de pesos, representa un incremento de siete mil 164 millones respecto al aprobado en 2018, informó la secretaria de Administración y Finanzas del gobierno capitalino, Luz Elena González Escobar.

En su mensaje ante el pleno del Congreso capitalino, tras la entrega del paquete económico, puntualizó que el gasto total en inversión presupuestado para el próximo año asciende a 39 mil 667 millones de pesos, lo que significa un aumento de 35.1 por ciento.

En contraste, expuso, el gasto corriente disminuirá 1.7 por ciento, para permitir que el gasto de capital pueda subir, inversión que tiene como destinos principales el Sistema de Aguas de la Ciudad de México y la movilidad.

También se destinará al programa Puntos de innovación, libertad, arte, educación y saberes (Pilares), así como la Secretaría de Obras y Servicios, la cual incrementará su presupuesto en 52 por ciento, considerando la fusión que se realizó con la Agencia de Gestión Urbana.

La funcionaria dijo que las prioridades que dan vida al presupuesto son el agua, la movilidad, garantizar los derechos sociales, incrementar la infraestructura social y el combate directo a las raíces sociales de la delincuencia, así como el ejercicio del gasto riguroso y austero.

También, anunció que se está considerando un programa real de reconstrucción que tomará cerca de dos años y tendrá un presupuesto adicional de cinco mil millones de pesos para 2019, sin contar el gasto asignado para el Instituto de la Vivienda.

Señaló que se quintuplicará el presupuesto para apoyos a pobladores rurales en los bosques y zonas agrícolas que representan la mitad del territorio de la ciudad.

Afirmó a los diputados que si estos lo deciden, el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) verá incrementado su presupuesto en 25 por ciento, con un monto total de 17 mil 64 millones de pesos, lo que representará por primera vez el 31.4 por ciento del presupuesto total.

En materia de seguridad y procuración de justicia, añadió, se destinará 30 por ciento del presupuesto total, “pero no será un dinero echado a más de lo mismo, se llevará a cabo un replanteamiento de la estrategia para la seguridad”.

González Escobar afirmó que a partir del programa de austeridad republicana que implementa el gobierno capitalino se reducirá en más de 16 por ciento el número total de altos funcionarios y se prescindirá de áreas administrativas con actividades duplicadas o no sustantivas.

Esto se traduce en la eliminación de poco más de mil 800 plazas, de gastos suntuarios y sin impacto demostrable, mientras que para revertir la pérdida del poder adquisitivo de trabajadores operativos y de base del gobierno local, a partir del 2019 se aumentarán sus salarios por encima de la inflación.

Asimismo, la administración capitalina se compromete a una política de total transparencia en el manejo de recursos públicos; y a implementar un nuevo modelo de adquisiciones y licitaciones en las que se restringirán al máximo las adjudicaciones directas.

La secretaria de Administración y Finanzas aseguró que el paquete presupuestal 2019 privilegia la inversión física pública y no el gasto corriente, por lo que estará directamente relacionado al bienestar de todos.

En lo que respecta a la Ley de Ingresos, la funcionaria informó que se corregirán los cobros excesivos e injustificados que se venían aplicando en la ciudad, en especial en materia de predial, agua y la llamadas fotomultas.

Aseguró que los ingresos no se verán disminuidos, pues gracias a las acciones para la mejora recaudatoria que se tienen previstas se espera que los ingresos tributarios se mantengan.

“Cada peso recaudado, cada aportación, cada peso adicional, será rigurosamente traducido en un derecho individual y colectivo, con lo que se construirá la ciudad innovadora y de derechos”, expuso ante legisladores locales.