La inclusión en la danza es la constante en la puesta “Capacidad/dis”, del Ballet Mexicano de la Discapacidad, que se presentó en el Centro Cultural Mexiquense Bicentenario (CCMB), en Texcoco, Estado de México.

Bailarines ataviados con vistosos trajes se presentaron con gran entrega al arte y al movimiento acompañados por aparatos ortopédicos como muletas y sillas de ruedas, además del Coro de Mujeres de Manos Amorosas, integrado por madres y abuelas de los participantes, quienes cantaron en lenguaje de señas mexicano.

El montaje es una idea original de David Serna, de acuerdo con un comunicado de prensa, quien buscaba integrar el vestuario con aparatos ortopédicos, y se estrenó a nivel mundial durante el Festival Internacional de la Danza “Danzatlán 2018”, iniciativa de la bailarina mexicana Elisa Carrillo Cabrera.

La compañía del Ballet Mexicano de Discapacidad, fundada en 2009, surgió como una propuesta inclusiva con la que se quería romper con el estereotipo de la danza clásica en particular, donde los cuerpos perfectos son un elemento fundamental. Sin embargo, Serna resalta la belleza del cuerpo y su diversidad.

Apoyar ese tipo de eventos y propuestas es una de las prioridades del Gobierno del Estado de México, que a través de su Secretaría de Cultura, ha abierto espacios culturales para todos los jóvenes talentosos sin importar su condición.