Cuatro mexicanos vinculados con una importante red delictiva fueron sentenciados a prisión por su intento de contrabandear armas, dijeron el miércoles autoridades en Texas.

Tres de los hombres fueron condenados a 10 años de prisión en un tribunal federal, mientras que el cuarto recibió una sentencia menor. Todos se declararon culpables en marzo de un cargo de posesión de un objeto destructivo.

Las autoridades dicen que uno de los hombres fue detenido el año pasado y se hallaron granadas de 40 milímetros en su vehículo, además de un lanzagranadas, cuatro fusiles automáticos AK-47 y más de 2.700 balas.

Los cuatro ingresaron ilegalmente al país, obtuvieron las armas y planeaban contrabandearlas a México.

La fiscalía dijo que las armas fueron traídas a Estados Unidos por el cártel de los Zetas, para quienes estaban trabajando, a fin de eludir al Cártel del Golfo, una organización rival.