El Paisaje Agavero, Patrimonio de la Humanidad declarado por la Unesco en 2006, embellece la Ruta del Tequila, la cual es considerada un exitoso producto turístico en México y recibe anualmente a cerca de un millón de visitantes.

Se trata de un extenso paisaje de agaves azules que forman parte de la identidad nacional mexicana, luego de que esta planta ha sido utilizada ancestralmente para producir tequila, bebida espirituosa que nace en Jalisco.

Con el propósito de enaltecer la riqueza histórica, patrimonial, cultural y natural del paisaje vivo y trabajado por la cultura del agave, así como las casas productoras de tequila de esta región, se instauró la Ruta del Tequila como un destino turístico multitemático.

Al respecto, la directora de la Ruta del Tequila, Thelma García Osorio, explicó que este modelo turístico empezó en 2006 junto con la declaratoria de la Unesco y luego de que el Consejo Regulador del Tequila y Fundación Cuervo presentaran el proyecto ante el Banco Interamericano de Desarrollo.

Indicó que se materializa la Ruta del Tequila, para enaltecer la cultura del tequila con la participación de cinco pueblos de la zona agavera y que son El Arenal, Amatitán, Tequila, Magdalena y Teuchitlán, ubicados alrededor del Volcán Tequila. Posteriormente, se sumaron Ahualulco de Mercado, Etzatlán y San Juanito Escobedo.

Precisó que El Arenal, Amatitán, Tequila y Magdalena, comparten los sembradíos de agave que forman parte de las 34 mil 600 hectáreas de terreno declaradas en 2006 como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por su paisaje agavero y antiguas instalaciones industriales de Tequila, minas de ópalo y obsidiana.

Manifestó que se trata de un paisaje único en el mundo que es posible admirar cuando se visita la región que vio nacer al tequila. “El Paisaje Agavero y la Ruta del Tequila se integran tras la declaratoria pero conforme pasa el tiempo el proyecto ha evolucionado”.

Recordó que primero el atractivo era únicamente admirar al paso el paisaje de agaves y visitar las destilerías, pero ahora se le ha dado valor agregado al sumarse al proyecto el rubro de la gastronomía, catado de tequila, hotelería y otros servicios turísticos para hacer que la visita sea una experiencia muy gratificante.

Destacó que es muy importante ver el avance que ha tenido esta región, porque hace 20 años era solo una zona donde se industrializaba el tequila y actualmente es una región turística por excelencia, con una gran derrama económica y generación de empleos.

Resaltó que en la última década se ha transformado esta zona que hace 10 años recibía menos de 250 mil personas al año, en la actualidad el número de visitantes casi llega al millón.

“El 80 por ciento de los visitantes son nacionales, el 20 por ciento extranjeros, siendo en su mayoría de Estados Unidos y Canadá. Nos visitan mucho de la Zona Metropolitana de Guadalajara y de los estados aledaños”, puntualizó.

Agregó que los proyectos de mejora siguen porque el turista está cada vez más preparado y demanda mejores experiencias, de tal forma que como Ruta del Tequila se busca hacer innovaciones para que sea uno de los paseos preferidos de los mexicanos y extranjeros.

De acuerdo a cifras del Consejo Regulador del Tequila, se espera cerrar el 2018 con una producción de 300 millones de litros de tequila, e incrementar las exportaciones registradas durante 2017 que fueron de 211 millones de litros, para llegar a los 220 millones de litros de tequila exportados en este 2018.

Además, el consumo de agave acumulado al décimo mes del año fue de 963 mil toneladas, con lo cual el inventario actual es de 440.9 millones de plantas distribuidas en el territorio de la Denominación de Origen Tequila.

Con esto, la agroindustria del tequila se sigue consolidando como una de las cadenas productivas más fuertes y con mayor crecimiento sostenido en el país.