La líder demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, culpó hoy al Partido Republicano por el fallo de un juez de distrito de Texas que permitiría eliminar la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, conocida como Obamacare.

La declaración de Pelosi se produce luego de que un juez de distrito declarara el viernes inconstitucionales las protecciones por condiciones de salud preexistentes y, en general, una ley que ha ofrecido cobertura médica a millones de personas de bajos ingresos.

En un comunicado, Pelosi consideró que el tribunal de distrito de Texas emitió un fallo que revela el “monstruoso objetivo final del ataque total de los republicanos a personas con condiciones preexistentes y el acceso de los estadunidenses a una atención médica asequible”.

La representante por California afirmó que las pasadas elecciones legislativas arrojaron como resultado un margen de victoria para los demócratas de casi 10 millones de votos, en buena medida como reacción a los ataques republicanos contra la ley de salud de Estados Unidos.

“Ahora, el fallo del tribunal de distrito en la demanda de los republicanos busca subvertir la voluntad del pueblo estadunidense y sembrar el caos en el último día de la inscripción abierta para obtener seguro de salud”, sostuvo.

La legisladora anunció que la decisión absurda del tribunal de distrito será apelada de inmediato, y señaló que “los republicanos son totalmente responsables de esta cruel decisión y del temor” que ha afectado a millones de familias en Estados Unidos, preocupadas ante la posibilidad de perder su cobertura de salud.

“La Cámara de Representantes actuará con rapidez para intervenir formalmente en el proceso de apelaciones para defender las protecciones que salvan vidas de las personas con condiciones (de salud) preexistentes y rechazar los esfuerzos de los republicanos por destruir la ley”, enfatizó Pelosi.

El mensaje de Pelosi es exactamente contrario al de Trump, quien manifestó este sábado que el fallo del juez de distrito es “una gran noticia para Estados Unidos”.

Sin embargo, el mandatario reconoció que la ley seguirá aplicándose debido a que la decisión será apelada.

En un recorrido por el cementerio nacional de Arlington, en Virginia, Trump declaró que espera que la decisión lleve a un compromiso bipartidista para la nueva legislación en materia de salud, una posibilidad que ya fue cancelada por Pelosi.