En el invierno, los perros también se enferman, por lo que necesitan cuidados especiales para protegerlas de las bajas temperaturas.

De acuerdo con la plataforma especializada en mascotas DogHero, bañarlos en invierno no es recomendable, porque se interrumpe el ciclo natural de su pelaje y los aceites naturales que producen para protegerse del frío, a menos que sea necesario hacerlo por cuestiones de higiene.

No todas las razas de perro necesitan ser abrigadas en temporada de frío, ya que algunas están anatómicamente preparadas para soportar temperaturas extremas, como es el caso de las razas nórdicas, al igual que los de abundante pelaje y gran tamaño.

Sin embargo, a los ejemplares de razas pequeñas y medianas de pelo corto les viene bien un abrigo, particularmente cuando se encuentran fuera de casa. Los canes de edad avanzada o que han tenido enfermedades también necesitan estar abrigados.

Al igual que los humanos, con las temperaturas bajas, su organismo pide una mayor ingesta de calorías, y en ese sentido, es adecuado aumentar la ración de comida diaria, siempre observando que el perro no suba de peso de forma desmedida.

Cuando es momento de pasear, se sugiere que sean por tiempos cortos y con calentamiento previo, para evitar que se resfríe o que sus almohadillas se dañen por las bajas temperaturas.

También recomienda que para no exponerlos a un cambio brusco de temperatura, es necesario jugar con ellos antes de salir de casa, para que entren en calor.

Si el animal doméstico duerme en el exterior debe tener un espacio protegido del viento, la lluvia y la nieve. Es necesario que cuente con cobijas o aserrín para controlar la humedad, y, si la temperatura es extrema, lo mejor es que pase la noche dentro de casa.

Es importante tomar medidas preventivas para que no sean afectadas por las enfermedades víricas comunes en invierno como el resfriado, la tos de perrera, o para evitar se agraven padecimientos como la artritis, subrayó.