Corea del Norte requiere unas 641 mil toneladas de grano este año, luego que el régimen comunista produjo una cosecha por debajo de la media, según un informe reciente de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

La escasez, que debe ser compensada con la asistencia extranjera y las importaciones, se situó por encima de las 458 mil toneladas estimadas para el 2017 en el informe trimestral de las Perspectivas de Cosechas y Situación Alimentaria, publicado por la FAO.

En el informe, la FAO dijo que, en Corea del Norte, la inseguridad alimentaria sigue siendo una preocupación clave, mientras que las condiciones empeoraron por la producción de la temporada principal de 2018 por debajo de la media.

Según divulgó la emisora estadunidense Radio Asia Libre, la FAO incluyó en el informe sobre producción y situación alimentaria en el mundo del cuarto trimestre de 2018 a Corea del Norte, entre los 40 estados con carencia de alimentos.

Dicha cantidad casi duplica las 360 mil toneladas estimadas en diciembre de 2015 .En tanto, como principales motivos de carencia destaca la insuficiente producción en las cosechas de primavera y otoño, muy por debajo de las expectativas.

Entre esos 40 países con carencia alimentaria figuran, además de Corea del Norte, otras siete naciones asiáticas como Irak, Siria, Myanmar, Nepal y Bangladesh.

El arroz y el maíz son los principales productos básicos del Norte, pero se esperaba que la producción de arroz fuera inferior a la media debido a las lluvias erráticas y los bajos suministros de riego

Las condiciones climáticas desfavorables también disminuyeron los rendimientos de maíz, agregó la agencia de la ONU en su informe trimestral Perspectivas de cosechas y situación alimentaria, según un despacho de la agencia surcoreana de noticias Yonhap News.

Como resultado, el país tendría que importar 641 mil toneladas de alimentos el próximo año, en comparación con las 456 mil toneladas de este año, cuando compró 390 mil toneladas y recibió 66 mil toneladas de ayuda alimentaria, detalló.

"La inseguridad alimentaria sigue siendo una preocupación clave, con condiciones agravadas por el promedio de producción de la temporada principal de 2018", explicó.

La producción agrícola es crónicamente pobre en el Norte, que solo tiene un suministro limitado de tierra cultivable.

El país se ha visto afectado periódicamente por la hambruna, y cientos de miles de personas murieron (las estimaciones varían en millones) a mediados de los años noventa.

Las agencias de Estados Unidos estiman que 10.3 millones de personas en el Norte necesitan asistencia humanitaria.

Pero la financiación de los donantes ha disminuido dramaticamente ante las tensiones políticas sobre sus programas de armas, y los críticos dicen que la provisión de ayuda alienta a Pyongyang a priorizar sus ambiciones militares por sobre la provisión adecuada para su pueblo.

David Beasley, jefe del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, dijo en mayo que indudablemente había un problema de hambre en Corea del Norte, pero que no estaba en la escala de la hambruna de los años 90.