El empresario Gianfranco Macri, hermano del presidente de Argentina, Mauricio Macri, se presentó hoy en los tribunales y negó haber pagado sobornos para obtener concesiones viales, pero no desligó de este delito a su padre, quien no pudo declarar debido a su estado de salud.

Gianfranco presentó este jueves un escrito ante el juez Claudio Bonadío, quien los citó de manera sorpresiva el lunes pasado junto con su padre para que ambos declararan en una causa de corrupción.

Franco Macri no se presentó, ya que sus abogados presentaron un certificado médico que afirmó que a sus 87 años, no está en condiciones de enfrentar una indagatoria, por lo que la defensa familiar quedó en manos del hermano del presidente.

“Nunca pagué una coima”, dijo el empresario al salir de los tribunales, en donde presentó un escrito en el que aseguró inocencia, pero cuando fue cuestionado acerca de si su padre sí había participado en la red de sobornos, se limitó a afirmar: “pregúntele a él”.

La causa se basa en declaraciones de Claudio Uberti, extitular del Órgano de Control de las Concesiones Viales, un procesado por corrupción que aseguró que las empresas concesionarias pagaban sobornos millonarios para conseguir contratos con el Estado y luego evitar controles.

Aunque no los nombró de manera directa, Bonadío citó a los Macri porque eran dueños de Autopistas del Sol, una firma que obtuvo la concesión del cobro de peajes en diversas autopistas a lo largo del país.

Esta es una causa derivada de la investigación por corrupción más importante que ha habido en Argentina y que comenzó a mediados de este año, cuando el periodista de La Nación, Diego Cabot, recibió una caja con ocho cuadernos escritos por Oscar Centeno.

El hombre fue chofer de Roberto Baratta, uno de los exfuncionarios más influyentes durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández (2003-2015) y anotó en esos cuadernos, con sumo detalle, a dónde, cuándo y con quiénes recogía Baratta los sobornos que terminaban en manos de los Kirchner.

Por esa causa ya fue procesado Ángelo Calcaterra, el primo favorito de Macri que se quedó con una de las múltiples empresas familiares cuando el presidente comenzó su carrera política.

La investigación ya llegó hasta el padre y el hermano de Macri, aunque Gianfranco aseguró este jueves que la familia no tuvo relación societaria ni económica con Autopistas del Sol, empresa concesionaria de corredores viales en la que según él sólo tenían una mínima participación accionaria que colocó en un fideicomiso.

“Niego terminante haber cometido algún delito y deseo aclarar con relación a Autopista del Sol que la firma Sideco (propiedad de la familia Macri) solamente mantuvo participación en la administración y conducción de la firma Ausol hasta el 2001", afirmó el empresario según una filtración de su declaración publicada por el portal Infobae.

A partir de ese momento, agregó, “Sideco no designó directores, no participó en la operación de la compañía y no asistió a asamblea de accionistas, eso se mantuvo así, es decir, las acciones quedaron en poder del banco, hasta que en el año 2017 fueron retiradas por Sideco al solo efecto de ser vendidas".

También subrayó que “nunca ejercí ningún cargo directivo ni operativo en la Autopista del Sol y que durante el periodo aquí investigado estuve volcado al desarrollo de un proyecto personal inmobiliario denominado Buenos Aires Golf Club, lo cual se desarrolló por fuera de Socma".